La mayoría de los trabajos que antes se realizaban de forma manual han cambiado en base a la industrialización, la mecanización y la digitalización de los procesos de producción. Cada vez somos más las que trabajamos con medios digitales y cada vez somos menos las que tenemos conciencia de clase. Frente a la falsa apariencia de modernidad y desarrollo nos olvidamos de que el ordenador, el móvil y la tablet son herramientas de trabajo igual que la llave inglesa o el martillo. Además, trabajar por cuenta propia, que tan de moda está, no nos hace empresarios: bajo la tan bella palabra "emprendedores" suelen verse enterrados nuestros derechos laborales.

No hay comentarios