Óscar Puente realiza declaraciones a los periodistas. Foto: Gaspar Francés
Óscar Puente realiza declaraciones a los periodistas. Foto: Gaspar Francés

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, ha restado trascendencia al bautizado por la oposición como ‘Caso Soto’ sobre la investigación abierta en el seno de UGT por el uso irregular, en almenos 11 ocasiones, de una tarjeta del sindicato por parte de la concejala de Educación, María Victoria Soto, que desveló el pasado 25 de mayo últimoCero.

“Lo de la concejala de educación yo sinceramente creo que no tiene más recorrido. Puede ser más o menos estético o más o menos presentable el que uno cometa errores con su tarjeta de crédito corporativa, pero bueno, lo que ha quedado plenamente acreditado es que no hay un céntimo de euro que haya ido a su bolsillo y que ha repuesto todo lo que había indebidamente adquirido. No me parece que sea un caso de gran trascendencia”, ha asegurado el alcalde a los periodistas tras la presentación de la Feria del Libro de Valladolid.

Puente respondía así a una pregunta relacionada con su balance de gestión durante el último año y sobre si entendía que este caso, al igual que el de la contratación de un periodista para la Agencia de Innovación, podrían ser considerados “sombras”.

Sobre este último caso el alcalde ha dicho que “es un error”. “En un año seguramente hayamos cometido más, pero lo importante es saber enderezar y retomar el rumbo cuando uno comete errores. Estamos en una actitud de permanente escucha. Sinceramente me preocupan más otras cosas”, dijo Puente antes de apuntar que a su juicio, el balance de gestión del nuevo equipo de Gobierno “es enormemente positivo”.

El alcalde no ha ocultado sin embargo, aspectos a mejorar tras este primer año: La agilidad de resolución de procesos administrativos, ajustes de distribución de personal y mejoras en materia de vivienda.

Preguntado por si las últimas críticas vertidas por la oposición (sobre el caso Soto o la contratación del periodista) han tensado la relación con el PP, el alcalde se mostró tajante: “¿Se puede incrementar más? Empezamos la legislatura con lo de guerracivilistas encima de la mesa. Aquí el listón no se ha bajado ni un milímetro. Me quedo con que la única crispación es de puertas adentro del Ayuntamiento y con un grupo político. La ciudadanía no está crispada ni los grupos del Ayuntamiento. Es una crispación muy localizada que no se corresponde con la dinámica social. Acabará reconvirtiéndose y aceptando cuál es la situación de la ciudad. No se corresponde el clima político de la ciudad con el que algunos quieren crear”.

Cuando se pidió al alcalde un balance de la tarea de oposición del PP no podo evitar el sarcasmo: “Paso palabra. Hace un día muy bonito”.


Noticias relacionadas:

 

No hay comentarios