El concejal de Urbanismo consulta planos del proyecto de reordenación de San Pablo. Foto: úC
El concejal de Urbanismo consulta planos del proyecto de reordenación de San Pablo. Foto: úC

El Ayuntamiento de Valladolid está decidido al rediseño y recuperación del conjunto monumental que circunda la Iglesia de San Pablo, convirtiéndolo en un referente turístico para la ciudad y poniendo en valor sus edificios, a través de un proyecto muy ambicioso, y a años vista, que integraría todos los espacios desde el Palacio de Fabio Nelli y la Plaza de las Brígidas por un extremo, hasta el entorno de la Casa del Sol y edificios detrás del Museo de Escultura, por el otro.

En la planificación urbanística, que presentaron esta mañana el alcalde, Óscar Puente, y el concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, el Ayuntamiento quiere dar voz a los colectivos vecinales, culturales y económicos de la ciudad, pero también a todas las administraciones implicadas: cuatro Ministerios (Cultura, Justicia, Empleo y Defensa) y a tres departamentos de la Junta de Castilla y León (Patrimonio, Turismo y Urbanismo).

El alcalde destacó la amplitud del proyecto, que será, por tanto, sometido a la opinión de los sectores empresarial, sindical, vecinal y cultural de la ciudad, además de a los grupos políticos municipales, pero señaló que hay cuestiones “irrenunciables”, como por ejemplo, la ubicación en ese ámbito del Campus de la Justicia.

El concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, afirmó que esta zona “es de enorme valor urbanístico, arquitectónico, turístico, monumental e histórico”, de modo que, en su opinión, “hay que potenciarla al máximo”.

El alcalde y el concejal de Urbanismo muestran el plano de la reordenación de San Pablo.
El alcalde y el concejal de Urbanismo muestran el plano de la reordenación de San Pablo.

Saravia señaló que ese conjunto urbanístico, actualmente a falta de un diseño apropiado, es “el segundo gran hito de la modernidad urbanística de Valladolid”, después de la operación de Platerías-Plaza Mayor.

Desde el punto de vista cultural-histórico-monumental, se concentran en él gran parte de los edificios más atractivos de la ciudad, delimitados por un entorno museístico (a un lado, el Palacio Fabio Nelli, al otro el Museo de Escultura), pero además, incidió, es también un enclave fundamental desde el punto de vista económico-turístico, además de que alberga las sedes actuales de la Administración de Justicia y la Diputación.

El proyecto propone actuar en cuatro elementos: plaza de San Pablo, Museo de Escultura, Campus de la Justicia y Palacio Real-Plaza Brígidas.

Plaza de San Pablo.
Plaza de San Pablo.

Con respecto a la Plaza de San Pablo, se plantea mejorar la urbanización, su carácter aúlico y la realización de eventos, renovándolo con nuevas zonas verdes y una lámina de agua (incluida en el programa electoral del PP), además de acometiendo la reforma de su superficie, haciendo desaparecer la calzada para el tráfico rodado y dejando el pavimento en una sola altura. En definitiva, darle una nueva imagen, más peatonalizada y amable para el paseo, a una plaza actualmente “infrautilizada”.

Fachada de San Gregorio, sede del Museo Nacional de Escultura.
Fachada de San Gregorio, sede del Museo Nacional de Escultura.

Otro frente de actuación será el Museo de Escultura y su entorno, en el que se proyecta la ampliación y mejora del espacio.

Las actuaciones se completarían con el desarrollo del Campus de la Justicia, al oeste de la Plaza, en un enclave (antiguo Colegio de El Salvador y área del viejo Hospital Río Hortega) sin uso e infrautilizado desde hace años, y la apertura del espacio del Palacio Real-Plaza Brígidas, con un nuevo diseño, también más verde, para esa plaza en la parte trasera del edificio militar. En el palacio, se quiere aprovechar su potencialidad con un uso de centralidad que aproveche especialmente su contenido histórico, que no se reduzca a acuartelamiento y que mejore la protección monumental. En dos fases: la primera, en torno a la Galería de Saboya; la segunda, el resto del inmueble.

Antiguo colegio El Salvador.
Antiguo colegio El Salvador.

Con la propuesta, dijo Saravia, “se prevé mejorar y potenciar los valores citados, con actuaciones a corto, medio y largo plazo, puesto que, como todas las propuestas urbanísticas relevantes, llevan tiempo”.

El concejal afirma que desde el punto de vista urbanístico, la ordenación de usos y edificaciones nuevas o reconsideración de las existentes mejoraría la función urbana de este enclave. Al tiempo, en el aspecto económico-turístico, la potenciación de usos abiertos mejoraría aún más las posibilidades turísticas de la zona; y la presencia de usos administrativos en el ámbito también redundará en mayor actividad. Por último, y desde el punto de vista cultural-histórico-monumental, la protección monumental del Palacio Real mejorará, y hará accesibles los espacios menos conocidos.

Palacio Real.
Palacio Real.

Saravia insistió en que para sacar adelante este proyecto, ambicioso y complejo, “tiene que haber consenso ciudadano, por un lado, y la aquiescencia de cuatro ministerios, el de Cultura, en lo relacionado con el Museo de Escultura, los de Justicia y Empleo para arrancar el Campus, y el de Defensa, para las actuaciones en el entorno del Palacio Real”.

El titular de Urbanismo señaló que “en los dos primeros asuntos están las cosas encauzadas, y sobre el tercero se pone en marcha una consulta a entidades, por ver el respaldo de la propuesta”.


Contenido relacionado:

 

No hay comentarios