Protesta contra el circo Holiday en Logroño. Foto: AnimaNaturalis
Protesta contra el circo Holiday en Logroño. Foto: AnimaNaturalis

La Asociación Contra la Tortura y el Maltrato a los Animales (ACTYMA) ha presentado una denuncia ante la Fiscalía Provincial de Valladolid contra el alcalde del Ayuntamiento de Valladolid, Óscar Puente, y contra todos quienes fueran responsables por permitir la celebración de un Circo con Animales del 7 al 24 de septiembre de 2017.

El colectivo entiende que “no se respetó el acuerdo del Pleno de la Corporación Municipal de Valladolid” que acordó su apoyo a los circos sin animales gracias a la petición de diferentes grupos municipales por voluntad de los ciudadanos, “por tanto, vulnerándose presuntamente, la Ley 7/1985, de 2 de abril, reguladora de las Bases del Régimen Local”.

En la denuncia que firma el presidente de la Asociación Contra la Tortura y el Maltrato a los Animales, Lluís Altes Vendrell, se hace constar que, aunque “la competencia para prohibir este tipo de espectáculos de manera general, en principio, es de las comunidades autónomas, sin embargo los Ayuntamientos sí que pueden impedir la celebración en casos concretos”. “Este consistorio tiene la responsabilidad solidaria, dada su posición de garante del Ayuntamiento en lo relativo al cumplimiento de la legalidad y en su función ‘in vigilando’, debiendo velar para que en su municipio se lleven a cabo prácticas festivas adecuadas, prohibiendo las que no se conformen a la legalidad, o suspendiéndolas en caso de estar realizándose”, se razona en la denuncia presentada.

También se recuerda que la Ley 5/1997, de 24 de abril, de protección de los animales de compañía incluye en sus prohibiciones lo que se denomina como “tratamiento antinatural”, y la realización de actos que “puedan herir la sensibilidad del espectador”.

Actyma solicita que se incoe expediente sancionador contra el Ayuntamiento y todos los responsables de que se consintiera la celebración del circo.

Fuentes oficiales de la Concejalía de Medio Ambiente, tras recordar el contenido exacto de la moción aprobada en el pleno del Ayuntamiento de Valladolid, señalan que ya la Federación Española de Municipios y Provincias solicitó un informe jurídico sobre este particular en el que se señala que “ni la legislación en materia de protección animal ni la relativa a los espectáculos públicos atribuyen a los municipios competencias cuyo ejercicio permita a los Ayuntamientos prohibir, con carácter general, la celebración de espectáculos circenses en los que se utilicen animales”.

Por otra parte, se recuerda que la Ley de Espectáculos Públicos establece que los ayuntamientos, aunque no puedan prohibir tales espectáculos en una ordenanza, sí podrán denegar autorizaciones “a aquéllos espectáculos circenses en los que se utilicen animales siempre que tal utilización implique crueldad, sufrimiento o maltrato para ellos”.

En ese caso, el ayuntamiento lo debería comunicar a la Junta, puesto que la competencia sancionadora es exclusiva de la Comunidad Autónoma.

El Ayuntamiento de Valladolid, en esta ocasión solicitó un informe de la asesoría jurídica del Ayuntamiento de Valladolid que el 5 de septiembre de 2016 indicó que “no parece posible que un Ayuntamiento deniegue la licencia y autorización para la instalación de un circo por el solo hecho de tener animales salvajes sin la habilitación de una ley estatal o autonómica que los prohíba, si cumpliese la normativa aplicable sobre aquellos”.

“Las competencias para prohibir este tipo de espectáculos, por tanto, corresponden al Estado o a las comunidades autónomas. Cataluña y Baleares son las dos únicas comunidades autónomas donde existen leyes autonómicas que prohíben los circos con animales. El Ayuntamiento de Valladolid, a través de la moción aprobada en pleno, ha instado a la Junta de Castilla y León a que modifique su ordenamiento legal para prohibirlos”, se explica desde la Concejalía de Medio Ambiente.

Las mismas fuentes indican que “aunque el Ayuntamiento de Valladolid no pueda prohibir en una ordenanza (como ha ocurrido en Galicia) que los circos traigan animales, ya que no existe prohibición a nivel autonómico y se establecen en terrenos en que tal actividad se permite, sí puede (y así lo hace) ser estricto a la hora de otorgar la correspondiente licencia” y recalcan que “el año pasado se denegó al Gran Circo Mundial la instalación por no cumplir con el Plan de Emergencia”.

 

No hay comentarios