Mi madre.



Mi madre no canturreaba. Era una madre castellana, llana, llana.


Mi madre sin embargo, te sostenía con su sola presencia, todo un baluarte en 
el territorio movedizo de la infancia.


Mi madre no peinaba trenzas de espiga, pero dibujaba unos prietos y 
curiosos trenzados a tres bandas en mi cabecita rubio ceniza.



Mi madre no hacía cupcakes ni tonterías de esas, tan dulzonas como insulsas.


Eso , cocinaba su fabulosa tortilla de patata los jueves por la noche y
 deliciosas tartas con manzana reineta del Bierzo, y unas lubinas al horno que podríamos calificar de emotivas, puestoque llorábamos de gusto al probarlas.

Mi madre no permitía merendar Nocilla más que un día a la semana,estaba la Yaya para colmarnos con chocolate “de estraperlo”.



Mi madre no nos compraba camisetas de merchandising infantil, no, nosotras íbamos a la modista Obdulia, que cosía las prendas diseñadas por Mamápara sus tres princesitas de barrio.



Mi madre no vestía pantalones ni fumaba, y no le gustaba conducir,
 pero llevaba la voz cantante dentro y fuera de casa.



Mi madre no temía sus canas, era como una extraordinaria actriz italiana: telúrica, personalísima, era molto brava!

Mi madre tocaba la frente y no precisaba termómetro, sabíadiagnosticar con sólo poner sus dedos encima de mi piel.


Mi madre me curaba con mercromina color cinabrio y siempre suspiraba:
“¡¡¡Estás hecha un Santo Cristo!!!”.



Mi madre acuñaba expresiones sin par: “Tienes el baile de San Vito”, se quejaba de mi inquietud, ¡¿Qué hay de comer?!... ¡Canguingos a la 
plancha!”, toreando mi impaciencia al mediodía, o “ Vamos al cine de
 las sábanas blancaspara enviarme a la cama sin rechistar.



Mi madre, cuando no podía dormir decía: "Hija, reza un
 Padrenuestro". Y me acariciaba la frente. ¡Mano de Santo!.

Actualmente, desde la otra orilla, entiendo que “Madre” es sinónimo de 
peluquera, chef, homeópata, lingüista, mística...


También impulsora de sueños, poeta de lo cotidiano, responsable del 
Departamento de excelencia familiar, guionista de los mejores capítulos de mi vida, y sobre todas las cosas, la heroína del
 desvelo.

¿Recuerdan el último pasaje de “El Príncipe destronado”? Mi paisano 
Delibes describía magistralmente lo que supone para un niño ese calor 
protector e insustituible de su progenitora.


“Lo malo es luegodijo—, el día que falta Mamá o se dan cuenta de 
que Mamá siente los mismos temores que sienten ellos. Y lo peor esque eso ya no tiene remedio.  (…).


Tan cierto como tremebundo. Crecer es eso, apercibir que ella alberga miedo, y aún así, se viste con el traje de experta en exorcizar dragonesinteriores ajenos.

La
 cuestión que me surge un día como hoy es por qué no regalaremos un impecable cuidado a nuestras madres en la jornada diaria.


Ya saben... flores, devoción, reverencia a LA MADRE, cada día.


Les cuento un secreto para finalizar.


¿Saben que si cierro los ojos aún siento la mano de mi progenitora sobre mi
 atribulada frente? ¡Ese milagro!


Feliz día Mamá, de aquí al cielo.

No hay comentarios