Bagad Kemper esta mañana. FOTO: Gaspar Francés
Bagad Kemper esta mañana. FOTO: Gaspar Francés

Hay quien podría decir, sin faltarle razón, que una banda de gaitas per se no es un espectáculo teatral sino musical, sin desmerecer en absoluto su calidad artística. Pero si la ecuación se completa con que el show será al alba, las 7 de la mañana, recorriendo la orilla del río Esgueva con una formación de casi 40 personas tocando ininterrumpidamente, la participación de Bagad Kemper se convierte en una de las propuestas más sorprendentes, y un tanto arriesgada, de los últimos TAC.

Así ha sucedido esta mañana, con absoluta puntualidad, remontando la Esgueva desde su desembocadura recorriendo el Paseo del Cauce. Ya entrando en el parque que enlaza con Prado de la Magdalena, el sol fue saliendo por encima de los tejados del barrio Belén, a espaldas de la Bagad Kemper que continuaba con el paso firme y la emocionante furia de la música bretona cantándole al alba.

Allí, dispuestos en semicírculo, las gaitas, tambores y bombardas, instrumento bretón similar a la dulzaina, hicieron las delicias de las decenas de personas que se pegaron el madrugón. Incluso llegaron a arrancar algunas palmas y bailes, sobre todo en un sector del público entusiasta de las danzas del mundo, pero tímidos quizás por casi tener aun la marca de la almohada en el moflete.

 

El espectáculo concluyó alrededor de las ocho de la mañana, después del bis de rigor a petición del público, que con gusto hubiera disfrutado de alguno más. No obstante, quedaba el postre, ya que un puesto de churros y chocolate completaba el plan, tal y como deseó ‘Varillas’, director del TAC, cuando anunció entusiasmado esta actuación.

Salvo un anecdótico “iros a tocar a otra parte que no son horas” desde los edificios del cruce del Paseo del Cauce con el Camino del Cementerio, cerrado con un sonoro ventanazo, el resto fueron caras de emoción y satisfacción entre el público y los artistas en la inusitada inauguración de la penúltima jornada de este vigésimo TAC. Después del recital mañanero, repitieron a las 11:30 en la calle Santiago, donde, como despedida, ofrecerán el último pase a las 21:45 de hoy sábado.

Creada en los años 50 en Bretaña, la Bagad Kemper es un conjunto instrumental compuesto por cuarenta músicos. Heredera del rico patrimonio musical de estas tierras, su repertorio se basa en melodías, arreglos y composiciones bretonas tradicionales caracterizadas por el respeto a las especificidades de esta música. Bagad Kemper son un referente mundial, no en vano se han proclamado vencedores en 21 ocasiones del prestigioso Festival Interceltique de Lorient, el más importante de bandas celtas, y hoy han dado los buenos días a Valladolid.


Noticias relacionadas

El TAC celebra su veinte aniversario con una programación de récord potenciando los espectáculos de calle

El compromiso social y político del ciclo de performance Arte VA! consolida su espacio en el TAC

La ‘caspa vallisoletana’ se indigna por una performance del TAC en la que se lava una bandera de España

No hay comentarios