Público asistente al pregón en la Plaza Mayor. FOTO: Gaspar Francés
Público asistente al pregón en la Plaza Mayor. FOTO: Gaspar Francés

“¡Vallisoletanas y vallisoletanos, habitantes y visitantes de la capital del universo, muy buenas tardes!”, así daba la bienvenida César Pérez Gellida al público que esperaba su pregón en la Plaza Mayor. Con la literaria arenga del escritor vallisoletano han dado comienzo a las Ferias y Fiestas de Valladolid, tras el tradicional desfile de peñas que ha llenado de calimocho las calles del centro y los disfraces de las peñas.

El autor de las trilogías ‘Versos, canciones y trocitos de carne’ y ‘Refranes, canciones y rastros de sangre’ ha dado comienzo a las Ferias y Fiestas de Valladolid con un pregón de tintes literarios, con constantes referencias a la ciudad y sus ilustres personajes, como el motorista que cantaba ‘La puerta de Alcalá’, el Catarro, la Claveles, Jesús Motilva -incansable perseguidor de autobuses- o Poti, que ha arrancado los coros del público.

“Si el cielo de Castilla es alto es porque lo han levantado los castellanos de tanto mirarlo”, Gellida ha recordad las palabras de Miguel Delibes, asegurando que en Valladolid “normalmente apreciamos lo que nos llega de fuera de forma desproporcionada, infravalorando los importantes logros alcanzados”. En contra, el alcalde, Óscar Puente, ha recordado al presentarlo que ésta es “tierra de escritores”, siendo el pregonero uno de sus representantes que además está contribuyendo a que “la esencia de Valladolid sea más universal”.

Sin que se hubiera producido durante el pregón “ninguna muerte violenta, ni siquiera un miserable homicidio en grado de tentativa”, haciendo del momento que estaba protagonizando un capítulo de sus novelas, ha concluido animando al personal a beber, comer y dar “rienda suelta al vallisoletanismo”, antes de despedirse al guito de “¡Viva Valladolid!”.

Desde La Molinera, el recién estrenado centro social, han marchado hasta la Plaza Mayor para hacerse visibles durante el pregón. Con una gran pancarta que decía “Vuelvo sola, ten cuidado. Autodefensa feminista”, se han colocado frente al balcón del Ayuntamiento, sumándose unas filas atrás una de otro colectivo con el eslogan “No es No”.

Tras el pregón de Gellida y el correspondiente chupinazo ha dado comienzo el concierto de los Pichas. Quienes el pasado año cerraran con su multitudinario concierto las fiestas, en esta ocasión han sido los encargados de inaugurar los conciertos en la Plaza Mayor. Desde la “República Independiente de La Rondilla” han tomado el escenario para que el jolgorio diera comienzo.

La fiesta, antes del pregón en la Plaza Mayor, ha arrancado en la Acera de Recoletos con el desfile de peñas. Litros de alcohol, calimocho principalmente, además del agua que lanzaban desde su camión los bomberos, ha empapado las calles y los atuendos de los peñistas, que no mostraban muchas ganas de llegar a su destino mientras no dejaban de botar y dispararse con pistolas de agua.

No hay comentarios