Antonio Gato y Óscar Puente, hoy durante la rueda de prensa sobre la carta de conformidad del ex alcalde. Foto: úC
Antonio Gato y Óscar Puente, hoy durante la rueda de prensa sobre la carta de conformidad del ex alcalde. Foto: úC

“Muy fastidiado y cabreado”. Así asegura estar el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, por verse “obligado” a trasladar al juzgado la carta de conformidad que firmó el ex alcalde, Javier León de la Riva, plegándose a los intereses de los bancos del soterramiento, sin contar con el respaldo de informe técnico o jurídico y sin que hubiera sido aprobado por ningún órgano de gobierno municipal.

Puente, que no ha podido ocultar su indignación en el transcurso de una rueda de prensa, dos días después de que últimoCero adelantara esta información, ha asegurado que la “estrategia suicida” del PP y su falta de “lealtad” es la que le ha empujado a dar un paso que él, según ha reconocido, estaba dispuesto a no dar en el caso de que, finalmente, se hubiera llegado a un acuerdo con las entidades financieras para que no hicieran valer la carta de conformidad que firmó su antecesor.

El alcalde ha llamado “bombero pirómano” al presidente del Grupo Municipal Popular, Antonio Martínez Bermejo, por haber llegado a comparar la carta de conformidad firmada sin aval legal por el ex alcalde con la novación del crédito que ha permitido, por el momento, aplazar hasta septiembre el pago de la deuda que le corresponde al Ayuntamiento en la operación del soterramiento como socio (25%) de la Sociedad Valladolid Alta Velocidad.

“Hemos traspasado el límite de lo soportable”, se ha quejado Puente, molesto por esas declaraciones que le colocan en una posición de ‘desventaja’ a la hora de poder negociar con las entidades financieras, que siguen esgrimiendo esa carta de conformidad firmada por De la Riva para no modificar las condiciones del préstamo, actualmente inasumible para las arcas municipales.

“Estamos intentando solventar lo que otros estropearon”, ha dicho Puente refiriéndose al anterior equipo de Gobierno y siendo incapaz de entender porqué el PP “no tiene el más mínimo interés en defender a su compañero” que, según aseguró, está “muy preocupado” por este asunto.

"Si yo tuviera tranquilidad y pudiera negociar hasta octubre con una oposición mínimamente leal, en lugar de tener en frente a los bancos y en otro al PP, podría haberme pensado qué hacer, pero no me han dejado otra alternativa porque me han dejado vendido", ha apuntado el alcalde antes de indicar que será el juzgado el que acabe determinando quién o quiénes son los responsables de ese documento que “no estaba en el Ayuntamiento” y que el nuevo Equipo de Gobierno descubrió en el seno de la Sociedad Valladolid Alta Velocidad.

"Lo siento enormemente, no saben hasta qué extremo, que este asunto pueda perjudicar a Javier León, que está ya fuera de la política, y lo digo de corazón, pero me mueve solo el interés público. ¡A partir de ahora, sin escrúpulos. Hasta aquí hemos llegado!", ha anunciado Puente al principal partido de la oposición.

Antonio Martínez Bermejo y Jesús Enríquez. Foto: úC
Antonio Martínez Bermejo y Jesús Enríquez. Foto: úC

Minutos antes de la comparecencia del alcalde para responder a las preguntas de los periodistas sobre la información adelantada por últimoCero, el portavoz del PP, Jesús Enríquez y el presidente del grupo, Antonio Martínez Bermejo, valoraron como “excesiva” la judicialización de este caso y aseguraron que no están “haciendo nada que no hubiera hecho antes la oposición”.

"Han tardado seis meses en presentar la denuncia para saber si es legal o no, esperamos que haya sido una decisión pensada y meditada", ha dicho Martínez Bermejo antes de reflexionar que “la política, en ocasiones, es demasiado cruel con las personas” y que no valen “las puñaladas de pícaro para sacar ventaja política”.

No hay comentarios