Concentración de apoyo a la víctima de la 'manada de Manresa' celebrada hoy en Valladolid. Foto: Gaspar Francés
Concentración de apoyo a la víctima de la 'manada de Manresa' celebrada hoy en Valladolid. Foto: Gaspar Francés

El fuerte viento de una tarde pasada por agua no ha impedido que la Coordinadora de Mujeres de Valladolid y miembros de CGT, se concentraran en la puerta del Ayuntamiento de la ciudad para apoyar y defender los derechos de la joven víctima de violación sexual en Manresa (Barcelona) el 29 de octubre de 2016 por un grupo de siete hombres entre 19 y 39 años. Hoy ha sido el día en el que la joven ha declarado ante el juzgado, y se ha sentado en el banquillo junto a sus violadores, separada por un biombo y acompañada de una psicóloga. Para mostrar el apoyo a la víctima se han realizado concentraciones en múltiples puntos de la península.

El juicio, que comenzó el martes pasado, ha sido, según portavoces de la Coordinadora de Mujeres de Valladolid “una prueba más del inmovilismo de la justicia española respecto a los casos de violencia sexual”. “Exigimos ya un cambio del Código Penal, para que de una vez por todas se consideren las agresiones sexuales como lo que son y no como abusos”. En el caso de Manresa, la Fiscalía acusa a seis de los imputados de un delito de abusos sexuales, pidiendo penas de 10 a 12 años y apenas una multa para el séptimo acusado, que se masturbó mientras presenciaba los hechos. Sin embargo, la representante del Ministerio Público asegura que no se descarta la modificación de su calificación a “agresión sexual” en base a lo que declaren la víctima y sus amigas.

Concentración a las puertas del Ayuntamiento de Valladolid. Foto: Gaspar Francés
Concentración a las puertas del Ayuntamiento de Valladolid. Foto: Gaspar Francés

Teniendo esto en cuenta, la Coordinadora critica la actuación de los jueces y la Fiscalía y los considera también como culpables: “Es increíble que todavía la víctima tenga que seguir probando su inocencia. Creíamos que después del caso de la Manada de Pamplona había cambiado algo, pero parece ser que no”. “No se aplican con rotundidad las leyes cuando se trata de defender a las mujeres”. Ven el origen de todo en una Justicia Patriarcal, que privilegia la palabra de los hombres frente a la de las mujeres. “Los jueces tendrán que cambiar, o tendrán que cambiar a los jueces” consideraba, megáfono en mano, Olga Hurtado, portavoz de la asociación. Mujeres portavoces de CGT añadían: “Hay una jurisprudencia ya creada con otros casos anteriores y se la hace caso omiso… Parece que los casos de mujeres siempre caen en saco vacío”. “Las mujeres debemos tener el derecho de salir a la calle y no encontrarnos con uno o varios hombres que se vean con el derecho de poder tocarnos sin ni siquiera nosotras incitarles a ello”, indicaron.

“No es abuso, es violación. Violación de los derechos humanos de las mujeres. Tenemos derecho a una sociedad y una justicia que nos proteja de nuestros agresores, que valore por igual la palabra de una mujer frente a la de un hombre” reivindica la Coordinadora de las Mujeres.

Tras escucharse estas palabras en plena Plaza Mayor, un hombre pasó por delante del grupo allí concentrado y tildó de “mentirosas” y “ridículas” a todas las allí presentes, contestando varias al unísono: “¿Y si le pasase a tu hija o a tu mujer?”.

No hay comentarios