La comitiva oficial, con el alcalde a la cabeza, visita uno d elos nuevos puestos del Mercado del Val. Foto: Gaspar Francés
La comitiva oficial, con el alcalde a la cabeza, visita uno d elos nuevos puestos del Mercado del Val. Foto: Gaspar Francés

132 años después de su inauguración, tras 23 meses desde el inicio de las obras de rehabilitación y con una inversión de 11,1 millones de euros, el Mercado del Val abrió hoy de nuevo sus puertas en medio de una gran expectación ciudadana.

Pasaban unos minutos de las 10,30 de la mañana, hora oficial prevista para la inauguración cuando llegó el alcalde Óscar Puente a uno de los accesos laterales del mercado donde le esperaban distintas autoridades y el resto de la corporación municipal. La apertura de puertas, sin embargo se hizo esperar. Durante unos minutos se repitieron los intentos fallidos para conseguir las enormes verjas de la entrada. “Habrá que llamar a los bomberos” bromeaba una concejala cuando, por fin, se abrieron las puertas de par en par y una riada de políticos, autoridades y público ávido por comprobar el resultado de la rehabilitación accedían en tropel al nuevo mercado.

Una instalación que ahora se organiza en 44 puestos en planta de calle (todavía hay algunos libres), con una superficie de 2.000 metros cuadrados, que permiten ampliar la oferta de productos frescos y una planta sótano en la que se ubica el supermercado La Plaza de Día, así como los servicios comunes del edificio. Una novedad del nuevo mercado, además de su carácter bioclimático, es la incorporación de ocho gastropuestos, una tienda “delicatesen”, una quesería, una pollería con productos elaborados, nuevas ofertas de productos ecológicos y espacios comunes para actividades de restauración.

Placa donde se hace constar la inauguración de la rehabilitación.
Placa donde se hace constar la inauguración de la rehabilitación.

En el acto oficial de inauguración, que en esta ocasión no ha servido para descubrir ninguna placa con el nombre del alcalde actual, Óscar Puente ha dejado claro: “Entenderán que después de citar a 4 administraciones, desde la europea hasta la local, a miembros de distintos equipos de gobierno municipal, de distinto signo político, a técnicos y trabajadores, empresas, y a los propios comerciantes como artífices esenciales de esta realidad que vivimos hoy, no tuviese sentido que en este edificio hubiese una placa con el nombre del alcalde”, quiso dejar claro el actual regidor, Óscar Puente.

El histórico edificio de hierro del siglo XIX se abre ahora a la ciudad con la eliminación de los muros de ladrillo y de las lamas anteriormente existentes en sus fachadas de las calles Francisco Zarandona y Sandoval, sustituidas por cristaleras para aportar luminosidad, accesibilidad y amplitud al nuevo mercado.

En su intervención, Óscar Puente, se ha referido a que “la imagen del Val tradicional, amable pero carente de muchas cosas, ha dado paso a una instalación moderna, pensada para el futuro y con mucha gente detrás empeñada en ponerlo en valor, en la que los comerciantes van a poder ofrecer un servicio exquisito a vuestros clientes”. “Agradezco profundamente el tesón que habéis puesto en sacar este proyecto adelante a los 35 industriales que hoy inauguráis vuestros puestos”, dijo, y destacó “el imprescindible apoyo económico prestado para ello por la Consejería de Economía y Empleo de la Junta de Castilla y León, así como el que han supuesto los fondos aportados por el Programa Operativo Regional FEDER de Castilla y León y por el Ministerio de Economía y Competitividad, a través de la Secretaría de Estado de Comercio, sin olvidar las aportaciones del Proyecto CommONEnergy del 7º Programa Marco de la Unión Europa”, ha apuntado el alcalde que, además, ha hecho un reconocimiento expreso a la ex concejala de Comercio del PP, Mercedes Cantalapiedra (“que se hizo con las riendas del proyecto y puso en marcha el consorcio, el traslado provisional del mercado y los primeros compases de las obras”), incluso por delante de la actual concejal de Medio Ambiente, María Sánchez, que como él mismo ha reconocido “gestionó la mayor parte de la realización de la obra y que se ha desvivido para encajar las piezas de un puzzle, el de la gestión de este espacio, mucho más complejo de lo que a primera vista pudiera parecer”.

Uno de los puestos.
Uno de los puestos.

El regidor animó a “los vallisoletanos, y quienes nos visitan”, a disfrutar “de puestos con una oferta comercial variada, en la que se conjugan las tiendas de siempre con nuevos establecimientos dedicados a la hostelería y la gastronomía, que vienen a completar la propuesta de los profesionales”.

Con el objetivo de adaptarse a los nuevos hábitos de consumo, el Mercado del Val amplía sus horarios comerciales: abrirá todos los días de la semana, con horarios que van desde las 9 a las 24 horas en el caso de los gastropuestos y horarios de mañana y tarde la mayoría de los días de la semana para los puestos tradicionales.

Coincidiendo con la inauguración, el Ayuntamiento ha puesto en marcha la nueva “Zona Naranja” que ofrece la posibilidad de aparcar el vehículo como máximo durante una hora por sesenta céntimos de euro, el mismo coste que la Zona Azul.

La Zona de Estacionamiento de Alta Rotación comprenderá las calles y plazas incluidas en el interior y perímetro definido por las siguientes vías: Calle Encarnación, calle San Benito, Calle General Almirante, calle Zapico, calle Val, calle Cebadería, plaza de la Rinconada, calle Correos, calle de los Molinos y Plaza del Poniente, limitado por ambos extremos por el Paseo de Isabel la Católica pero sin incluirlo en la tipología de alta rotación.

El horario de estacionamiento limitado en esta área también es idéntico al de la Zona Azul: de lunes a viernes de 9 a 14 horas y de 16:30 a 20:00 horas, y los sábados de 9 a 14 horas.

 

No hay comentarios