El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, durante su intervención en el Comité Provincial.
El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, durante su intervención en el Comité Provincial.

El PSOE de Valladolid ha conseguido pactar hoy, aunque sin cerrar ni un milímetro su profunda división interna, una resolución política para reclamar a la Gestora que dirige el partido que las primarias para elegir secretario general se celebren en la primera quincena del próximo mes de abril y el congreso en mayo.

Así se ha acordado por unanimidad en el Comité Provincial celebrado esta mañana en el que se han tenido que fusionar tres propuestas de resolución hasta alcanzar el acuerdo.

La de los que encabezan en Valladolid la facción pro gestora, Soraya Rodríguez, Cecilio Vadillo, Juan José Zancada (entre otros) solicitaba la celebración del Congreso Ordinario “dentro del primer semestre de 2016”; la de la Plataforma “Primarias y Congreso ya” que reclamaba “convocatoria inmediata” y una que pedía que el proceso de primarias no se demorara “más allá del mes de marzo”.

Finalmente, la resolución de consenso aprobada por unanimidad (primarias en abril y congreso en mayo), ha sido interpretada por el secretario provincial, Javier Izquierdo, como “congreso ya”. “En la práctica, con los plazos que hay que dar a todo un proceso de primarias, la resolución que se ha aprobado es un ‘congreso ya’, ha indicado Izquierdo.

La división interna que se ha visibilizado en el debate de estas tres resoluciones finalmente refundidas en una ha tenido segundo capítulo al aprobarse, con el voto de la actual dirección provincial del partido, que sean los concejales elegidos bajo las siglas del PSOE los que con su voto directo y secreto elijan a los diputados provinciales por partidos judiciales.

La actual dirección del PSOE de Valladolid, partidaria de que en ese proceso de elección vote la militancia, solo ha conseguido introducir un ‘al menos’ en la resolución de manera que quede abierta la posibilidad de que además de los concejales voten también los militantes e, incluso, los simpatizantes.

“Yo no estoy en contra de que voten los concejales para elegir diputados, pero hay que tener en cuenta que si militantes y hasta simpatizantes eligen al candidato a presidente del Gobierno, hay que dar pasos en esa dirección”, comentó Izquierdo al término del Comité Provincial, convencido de que el desarrollo de esa resolución aprobada por tan solo 7 votos de diferencia (en el momento de la votación varios integrantes de la línea oficial habían abandonado el comité) se podrá abordar cuando el Consejo de Alcaldes ya formado comience a elaborar el reglamento necesario para contemplar criterios de paridad y territorialidad, entre otras cuestiones.

Del comité celebrado hoy resulta ilustrativo un fragmento de la resolución política presentada por la militante socialista de 83 años Julia Merino Rodríguez para exigir al Gobierno que solucione “el asunto de la Memoria Histórica” y que ha sido aprobada por unanimidad.

This is how adderall works and how you can BuyAdderall.com online.

“Yo pensaba que podía pedir al posible Gobierno socialista, que debería haber salido en las pasadas elecciones, y en el que tenía puestas todas mis esperanzas, puesto que era el más indicado para preocuparse de que podían pasar más de 80 años sin solucionar este asunto de los crímenes franquistas… otra vez me equivoqué. No pensaba yo que nuestros llamados compañeros socialistas pensaran que con la abstención era mejor para España y de paso era inmejorable para que volviera a gobernar el partido del señor Rajoy. Ya tenemos Gobierno del PP y por consiguiente, le toca hacer lo que un día del pasado año desde Naciones Unidas le dijeron que debería solucionar. Dudo que lo haga de buen grado y para ello aquí está mi petición: a los diputados y senadores electos que deben trabajar con tesón en las instituciones tienen que hacerles entender que no puede pasar ni una legislatura más sin solucionar el asunto de la Memoria Histórica. Los muertos deben ser enterrados dignamente con sus familias en los cementerios devolviéndoles la dignidad y el buen nombre que en su día les robaron. No lo olviden. Se nos acaba el tiempo y sus hijos queremos conocerlo. También esto es un asunto de España y los españoles”, firma de su puño y letra Julia Merino.

No hay comentarios