“Busco en estas moradas silenciosas
el reposo y la paz que aquí se esconden,
y sólo encuentro la inquietud funesta
que mis sentidos y razón conturba...”

Gaspar Melchor de Jovellanos

A un escritor cuyo nombre revelaré al final:

te escribo con una propuesta en la mano, o mejor dicho aún, con la firme voluntad de tentarte a una breve y sentimental conversación alrededor del Canal de Castilla.

Tómate tu tiempo, piensa, reflexiona si quieres desde esa tu Asturias natal, escudriña una por una las posibilidades literarias, poéticas, filosóficas y de afecto contenido para con una Castilla que se nos murió, que aún permanece en ese estado latente, y que todos los indicios nos indican, que en un futuro cercano, la pulsión de muerte seguirá haciendo de las suyas en esta tierra ya fatigada de tantos regentes, consorcios señoriales, caciques y capitanes patibularios, corruptelas eólicas y terrones de tierra que se desprecia a sí misma.

Tarde de septiembre, una lluvia de hojarasca y melancolía otoñal se dibuja en la cúpula del cielo y se me antoja que cayeran de forma imaginada, desde ese cúmul