Campaña de Hazte Oír en una marquesina de autobús frente a un centro educativo de Valladolid.
Campaña de Hazte Oír en una marquesina de autobús frente a un centro educativo de Valladolid.

Distintos colectivos vecinales y sociales han pedido al Ayuntamiento de Valladolid que retire de las marquesinas de los autobuses la campaña homófoba contratada por la organización ultra católica y de extrema derecha Hazte Oír. El Consistorio asegura que una vez contratada la publicidad por la empresa a la que se adjudicó el servicio no puede hacer nada para promover su retirada, aunque ya anuncia que el nuevo contrato, que se firmará a finales de diciembre, incluirá cláusulas para filtrar este tipo de contenidos.

“A mí no me gusta nada ese mensaje, pero ahora no podemos hacer nada. Ya se está trabajando en la redacción de un nuevo pliego en el que se introducirán puntos para evitar que estos contenidos puedan exhibirse”, ha explicado el concejal de Movilidad, Luis Vélez.

Respondía así a las peticiones expresas de la Federación de Asociaciones de Vecinos ‘Antonio Machado’ y el área sociopolítica de STECyL-i, entre otras, que exigen al alcalde la retirada de la campaña.

“Los ingresos publicitarios y las concesiones administrativas no pueden justificar el “todo vale” para que en los espacios públicos del servicio de transporte público, sirvan como soporte para una campaña homófoba promovida por la organización ultra católica y de extrema derecha- Hazte Oír-. Los espacios públicos y los servicios públicos no son la cancha de alquiler de organizaciones que promueven ataques a la tolerancia y el respeto a las personas LGTBI. EL Ayuntamiento no se puede escudar en trámites burocráticos y de concesión de adjudicaciones, para justificar su inacción. Se debe aplicar inmediatamente el criterio de respeto al colectivo LGTBI que promueve en las conmemoraciones oficiales del Día del Orgullo”, entiende el sindicato educativo.

“Las escuelas son sociedades en pequeño y el crisol de lo que será la sociedad del futuro. Mediante la educación en valores se promueve el respeto a la diversidad afectiva y la tolerancia a las personas LGTBI que forman parte de la sociedad y que durante mucho tiempo han sido aisladas, perseguidas y criminalizadas por los defensores de una sociedad monolítica como la que promueve Hazte Oír. La sociedad española ha cambiado mucho y la familia ya no responde a un solo modelo, la diversidad afectiva y sexual es una realidad y el trato igualitario y la no discriminación de las personas LGTBI es un derecho que gana espacios de consolidación. La escuela es el mejor lugar para educar y acabar con la discriminación por motivo de orientación sexual e identidad de género, porque de lo contrario se termina generando violencia, como tristemente ha sucedido recientemente en la sociedad de Valladolid y otras partes de nuestro país con agresiones homófobas. La Campaña de Hazte Oír, pretende confundir sobre un pretendido adoctrinamiento educativo. Lo que en realidad busca la educación es el respeto a los derechos LGTBI y activar los protocolos de transexualidad como el aprobado por la Consejería de Educación de Castilla y León. La escuela pública educa en la diversidad para combatir la violencia, la transfobia, la discriminación por orientación sexual e identidad de género. Considera Hazte Oír en su campaña de las marquesinas, que educar en valores de respeto es una opción que debe ser controlada por un pin parental, como si de un contenido innecesario se tratara. No entienden que la familia no es un modelo único, que la orientación sexual no se mide con la doctrina católica y que la diversidad afectiva no es una enfermedad sino una realidad. Hazte Oír incita al odio con sus campañas sutiles pero cargadas de homofobia y transfobia. Esa campaña con esos objetivos no encaja en una ciudad diversa, moderna y tolerante con las distintas opciones sexuales”, reflexiona STECyL-i.

No hay comentarios