Representantes de La Calle y de la Federación Vecinal durante la rueda de prensa. Foto: úC
Representantes de La Calle y de la Federación Vecinal durante la rueda de prensa. Foto: úC

La amenaza de denuncia por difundir presuntas informaciones “falsas” formulada por el teniente de alcalde socialista en la localidad de Laguna de Duero, Juan José Tomás Biosca, ha tenido hoy respuesta por parte de la Asociación de Vecinos ‘La Calle’, que ha contado con el respaldo expreso de la Federación de Asociaciones de Vecinos Antonio Machado de Valladolid ante lo que se ha calificado como un “ataque a la libertad de expresión” del colectivo vecinal.

La presidenta de la Federación de Asociaciones de Vecinos Antonio Machado, Margarita García ha sido la primera en defender a La Calle como “un claro exponente” de lo que de debe ser un colectivo vecinal “muy activo”. “Somos organizaciones políticas, pero no partidistas. Defendemos los intereses de los vecinos”, ha recordado García.

El presidente de La Calle, Luis Miguel Pérez, que ha comparecido acompañado también por Ismael Martín, Antonio Aguilar y Rafaela Gómez, todos ellos integrantes de la asociación vecinal, se ha mostrado muy crítico con las “intimidaciones” del equipo de Gobierno lagunero formado por Independientes y socialistas ya que “generan una tensión impropia, que no es normal”. “Nos acusaban de publicar noticias falsas y eso es algo muy grave. Esto no tiene ningún fundamento. Nosotros lo que hacemos es opinar después de haber recopilado información y haberla estudiado. Confunden lo que es la libertad de expresión.No se puede usar un cargo público para generar animadversión hace una asociación vecinal”, ha denunciado Luis Miguel Pérez, asegurando que la última “grave intimidación” recibida por la asociación por parte del "supuesto Gobierno del cambio no ha sido la única”.

“Si no hay un cambio de actitud comenzaremos a pedir dimisiones. Entendemos que cuando se judicializa una situación como esta tiene luego una difícil solución, pero si nos vemos en la necesidad, lo haremos. Creemos que están a tiempo de rectificar”, ha explicado el presidente de La Calle.

En la rueda de prensa se ha aprovechado para volver a exponer, con datos basados en documentos oficiales, los problemas que soporta el municipio de Laguna de Duero relacionados con el abastecimiento de agua potable, el endeudamiento que soporta el municipio, la escasa acción social que se lleva a cabo, el gasto en alumbrado público, las luces y las sombras en la gestión de la Sociedad Municipal Prado Boyal, la falta de transparencia con los sueldos públicos o “la clamorosa” ausencia de presupuestos participativos.

Sin el movimiento vecinal habría algunas cosas que nunca habrían cambiado, como por ejemplo la retasa de basuras, el uso de glifosato o los intentos de reutilizarlos, vertederos con uralitas, la primera publicación parcial de las declaraciones de bienes de los cargos públicos, algunas preguntas incómodas, la modificación de una tasa de agua, algunos retoques en el transporte público, la limpieza de parcelas y solares ante el riesgo de incendios, el horario de depósito de basuras en verano, la iluminación de los pasos de peatones, algunas obras públicas necesarias, los bonos por baños de las piscinas y el freno a la escalada de precios. Está claro que queda mucho por avanzar y siquiera aproximarnos a Valladolid y que tenemos unos gobernantes que no han tomado costumbre a nuestra acción. Su visión no va más allá de la rentabilidad política y tienen medios para persuadir de que el poder tiene la verdad. Consideran que el público es ignorante y que los gestores son los competentes, “la política es cosa de expertos” y nuestra labor vecinal constituye todo un desafío democrático que evita la manipulación. En una democracia todos los actores son necesarios y nuestras asociaciones también”, han concluido.

No hay comentarios