No quitan las penas, pero amainan un poquito los estragos del huracán que va por dentro, y sirven de más que cualquier palabra.

No hay comentarios