Óscar Puente, flanqueado por maceros, camino del pleno donde ha revalidado como alcalde. Foto: Gaspar Francés
Óscar Puente, flanqueado por maceros, camino del pleno donde ha revalidado como alcalde. Foto: Gaspar Francés

El socialista Óscar Puente ha renovado hoy su mandato como alcalde de Valladolid gracias a los votos de Valladolid Toma la Palabra con el deseo de enterrar siete legislaturas de crispación entre los grupos políticos que componen la corporación municipal.

Este ha sido su principal mensaje en su discurso tras la reelección, que ha comenzado recordando al ex portavoz popular, José Antonio Martínez Bermejo, que contó pleno tras pleno los días que quedaban hasta las elecciones, que “1.463 días después” ha vuelto a ser alcalde y que “las disputas personales no conducen a nada”.

Óscar Puente tras su investidura saluda a los invitados en el salón de plenos. Foto: Gaspar Francés
Óscar Puente tras su investidura saluda a los invitados en el salón de plenos. Foto: Gaspar Francés

“Los avances deben completarse” ha indicado Puente tras fijarse como reto reducir el número de parados en la ciudad hasta los 15.500, apuntar como posible retos de peatonalización el entorno de María de Molina y señalar al turismo como oportunidad de desarrollo económico.

Puente ha reclamado más trabajadores municipales y ha celebrado un “hecho verdaderamente histórico” como es el que por primera vez una mujer gitana (Carmen Jiménez), además de anunciar que centrará sus esfuerzos en el impulso de tres grandes proyectos como son la integración ferroviaria, la Ciudad de la Justicia y el Parque Agroalimentario.

Tuvo también palabras de agradecimiento a los que han sido sus socios de Valladolid Toma la Palabra –“El camino recorrido no lo hemos hecho solos”, dijo- y también habló de su intención de acabar con “una dinámica perversa” que es la asignación de recursos a los grupos municipales cuyas condiciones “hay que mejorar”, dijo antes de apuntar a la reforma pendiente del Reglamento Orgánico “con mayor altura de miras, sin populismo ni revanchismo”.

Puente saluda a Manuel Saravia tras su investidura. Foto: Gaspar Francés
Puente saluda a Manuel Saravia tras su investidura. Foto: Gaspar Francés

El deseo de que la legislatura tenga “mejor tono y más diálogo, desterrando el insulto y la descalificación del debate” ha servido para cerrar su intervención y arrancar la legislatura.

El pleno había comenzado con puntualidad a la 12 del medio día con la designación de la mesa de edad presidida por el concejal popular José Antonio de Santiago-Juárez como miembro de más edad y Rodrigo Nieto (PP) como edil más joven.

Acto seguido tuvieron lugar las promesas y juramentos de cargo por parte de los concejales. Todos los socialistas prometieron y solo la independiente Charo Chávez no prometió lealtad al rey. En la bancada popular todos juraron y en el caso de la Ciudadanos, el portavoz prometió y los otros dos concejales juraron. Los tres concejales de Toma la Palabra, prometieron y al igual que Chávez no prometieron sin jurar lealtad al rey y el único concejal de Vox, juró.

Momento de la votación de Pilar del Olmo. Foto: Gaspar Francés
Momento de la votación de Pilar del Olmo. Foto: Gaspar Francés

Fue entonces cuando se produjo la votación que dio 14 votos a Óscar Puente (11 del PSOE y los 3 de VTLP), 9 a Pilar del Olmo, 3 al candidato de Ciudadanos Martín Fernández y uno para el de Voz, Javier García, proclamándose de forma automática alcalde, Óscar Puente por contar con la mayoría absoluta de los votos.

Entre las intervenciones de los portavoces de los distintos grupos llamó la atención la de Pilar del Olmo, del PP, que se situó en las antípodas de la que protagonizó su compañero de bancada y ex portavoz, José Antonio Martínez Bermejo. No solo se alejó del tono guerracivilista que empleó su compañero hace 4 años sino que por sorpresa anunció que el PP abandonaba la idea del soterramiento que ha sido santo y seña de su programa electoral.

Pilar del Olmo aplaude desde su bancada en su estreno como concejala. Foto: Gaspar Francés
Pilar del Olmo aplaude desde su bancada en su estreno como concejala. Foto: Gaspar Francés

“Nosotros pensamos que el soterramiento es factible y mejor para la ciudad, mientras que ustedes han apostado por la integración en superficie. Sin embargo, somos conscientes de que la ciudad les ha dado a ustedes la razón, tanto con carácter general como en los barrios más afectados: Delicias, Pajarillos, Vadillos y Pilarica. Y sabemos también que en los próximos años van a impulsar esa opción, con obras que ya van a quedar ahí. Por eso, me parece razonable anunciar que no vamos a perder el tiempo en debates estériles. Los populares seguimos creyendo en el soterramiento, pero creemos también en la democracia y en el sentido práctico. No vamos a insistir en que sería posible soterrar, cuando la alternativa de la integración en superficie ha sido refrendada por la ciudad en estas elecciones, y cuando se van a dar pasos, ya irreversibles, hacia ella. Los populares vigilaremos que eso se haga de la mejor manera posible, y no complicaremos los debates insistiendo en la posibilidad de soterrar”, dijo la portavoz popular en su estreno.

Además, propuso cuatro pactos al nuevo alcalde: para diseñar entre todos el Valladolid del siglo XXI, para el impulso económico de la ciudad, por la movilidad sostenible y otro en materia de financiación local.

“Esperamos que hoy se inicie una nueva etapa en la que dejemos a un lado tensiones que no conducen a nada, nos olvidemos de las descalificaciones personales y mejoremos nuestras relaciones políticas. Porque en todas las ciudades de España, y Valladolid no es la excepción, hace falta un mejor urbanismo. Pero, por encima de todo, hace falta más urbanidad”, concluyó del Olmo.

María Sánchez, portavoz de Valladolid Toma la Palabra, en su intervención. Foto: Gaspar Francés
María Sánchez, portavoz de Valladolid Toma la Palabra, en su intervención. Foto: Gaspar Francés

La portavoz de Valladolid Toma la Palabra, María Sánchez, habló de tres etapas claras en la vida municipal, destacando el protagonismo que ha tenido su ex compañera Rosalba Fonteriz en la tercera que se inició hoy hace cuatro años. “No es solo una nueva etapa por el cambio en el gobierno, sino también por un momento político marcado por la pluralidad y la necesidad de acuerdo”, dijo.

Sánchez reconoció que su discurso había cambiado en los últimos días varias veces. “Lo primero que debemos hacer es pedir disculpas porque las fuerzas que veníamos compartiendo el gobierno hemos hecho difícil lo que gran parte de la ciudadanía esperaba y deseaba que fuera fácil, porque habíamos demostrado durante 4 años que éramos capaces de llegar a acuerdos por el interés de la ciudad. Ese espíritu vuelve a primar hoy, y hemos acordado una hoja de ruta con los primeros 150 puntos que cuenta con el respaldo de la mayoría absoluta de este pleno para los próximos cuatro años”, apuntó Sánchez.

“En 2015 se inició una nueva etapa, de cambio. Y creo que es indudable que se ha producido un cambio en las prioridades sociales y en la apertura de cauces de participación. Pero siempre existe un riesgo, para cualquier gobierno que tiene continuidad, y es la autocomplacencia. No debemos conformarnos con poder afirmar que hay cosas que están ahora mejor que hace 4 años: tenemos que tener la mirada puesta en todas las que aún están por hacer. Y esa mirada no debe ser a corto plazo: debe ser una mirada larga, a los grandes retos de nuestro tiempo”, recalcó.

Pedro Herrero felicia al alcalde tras su reelección. Foto: Gaspar Francés
Pedro Herrero felicia al alcalde tras su reelección. Foto: Gaspar Francés

El portavoz del PSOE, Pedro Herrero, inició su discurso criticando el “cortoplacismo, el uso impune de la mentira, y el fomento interesado de la discordia” para reivindicar el papel del PSOE: “No somos una formación política novel, ni de paso, ni al albur de modas ni oportunismos. Aquí permanecemos las y los socialistas, defendiendo la misma noble causa de siempre, que es la justicia social, convencidos de que el paso del tiempo sólo muda de aspecto la desigualdad y que son las Instituciones el instrumento más eficaz para combatirla. El encargo de seguir dirigiendo esta casa, por tanto, ni nos abruma ni nos envanece, pues bien presente tenemos que ni ahora ni nunca lo hemos tenido fácil”, dijo Herrero.

Como el alcalde, Herrero también se refirió a la crispación que “tristemente contaminó el clima político de esta casa durante el mandato que acabamos de dejar atrás y que no puede volver a repetirse bajo ningún concepto”. “Han sido 4 años aciagos, plagados de inéditas faltas de respeto e intolerables cuestionamientos de legitimidad que sólo han servido para empañar la imagen de esta institución y denigrar la política, aparte de acarrear un coste a quienes la promovieron” dijo antes de instar “a todos los Grupos” a instaurar en el seno de esta corporación “un clima de sinceridad, entendiendo que ésta es a la política lo que el agua oxigenada a las heridas: Escuece, pero desinfecta, y es doblemente útil cuando, además de aplicarse sin miedo hacia el exterior, de cara a la ciudadanía, se practica también hacia dentro, es decir, entre quienes trabajamos juntos”.

“La técnica japonesa del Kintsugi, que consiste en reconstruir una pieza rota cubriendo las fracturas de sus trozos con polvo de oro, bien podrá inspirarnos, compañeros de fatigas, Manuel, María y Alberto, para reparar nuestras cicatrices y mejorar el uso de lo que fuimos capaces de modelar y poner al servicio de esta ciudad. Cicatrices que desde hoy, además, no debemos ocultar como signo de debilidad, sino al contrario, exhibir como prueba de nuestra renovada fortaleza”, dijo a sus socios.

Los tres concejales de Ciudadanos, en sus escaños. Foto: Gaspar Francés
Los tres concejales de Ciudadanos, en sus escaños. Foto: Gaspar Francés

Por su parte el portavoz de Ciudadanos, Martín Fernández Antolín, comenzó deseando al alcalde la adopción de “las decisiones que los vallisoletanos merecen”. Se ha mostrado confiado en que la nueva legislatura “suponga un cambio, un avance en medidas de integración reales”. “Y no, no me refiero sólo a la integración ferroviaria”, ha especificado Fernández Antolín, sino a la “construcción de un modelo de ciudad” que “sea referente a nivel autonómico y a nivel nacional”.

Fernández Antolín ha espetado al alcalde Óscar Puente que, si “sabe ver ese potencial en Valladolid”, Ciudadanos “estará a su lado, bien para apoyarle, bien para hacer una labor leal de seguimiento y control”. “Por el contrario, si no sabe gestionar la confianza de los vallisoletanos, no sólo nos tendrá enfrente a nosotros, sino que se enfrentará a nuestros vecinos y así se lo haremos saber”. Fernández Antolín ha concluido con una frase que también podría tener lectura en el plano autonómico: “El cambio sí se posible cuando el fin son los ciudadanos”.

Por último, el único concejal del partido de extrema derecha Vox, Javier García, se ha quedado fuera de juego al ser el único que sigue reclamando el soterramiento de las vías. Aseguró que Vox ha llegado “para quedarse, sin complejos y sin etiquetas” y que su intención es la de que se recupere “el orgullo de ser castellano y español”.

La legislatura que hoy comienza se inicia como acabó la anterior, con un Cristo presidiendo el salón de plenos.

1 comentario

  1. Parece que al final se impuso el SENTIDO COMÚN, espero que todos aprendan de cara al futuro.

Comments are closed.