Estación medidora de la contaminación en Valladolid. Foto: Gaspar Francés
Estación medidora de la contaminación en Valladolid. Foto: Gaspar Francés

Durante la tarde de ayer martes, tres de las seis estaciones que miden ozono en el municipio (una cuarta no funcionaba) superaron el objetivo establecido por la normativa para proteger la salud, mientras el lunes otra de las estaciones superó dicho límite. El Ayuntamiento de Valladolid prevé que hoy se repita la situación, prolongada así durante tres días consecutivos.

Además, la estación Valladolid Sur, situada en el barrio de Santa Ana, ha registrado ya doce días por encima del límite legal en el último mes, y lleva rebasando de forma ininterrumpida desde el 2 de julio la más estricta recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Los niveles de ozono son también elevados y persistentes en el resto de estaciones.

El valor objetivo para la protección de la salud está establecido por la normativa en 120 microgramos de ozono por metro cúbico de aire, medidos en periodos de 8 horas, y no deberá superarse más de 25 días al año. El Plan de Acción en Situaciones de Alerta por Contaminación del Aire Urbano del Ayuntamiento de Valladolid estipula que en el caso de rebasarse dicho límite legal tres días consecutivos, deben adoptarse las medidas previstas en su Situación 2, que incluyen la restricción del tráfico en el centro urbano, como principal foco de atracción de vehículos en el área metropolitana de Valladolid.

A la vista de la previsión meteorológica y de contaminación para hoy y mañana, Ecologistas en Acción ha pedido a la Concejalía de Medio Ambiente y Sostenibilidad del Ayuntamiento de Valladolid la declaración durante el día de hoy de la Situación 2 del plan de acción, con la restricción del tráfico y las restantes medidas previstas en el mismo (reducción de velocidad, gratuidad del transporte público), para que se apliquen ya desde mañana jueves, evitando así que se disparen más aún los niveles de ozono, aumentando el riesgo para la salud pública.

Ecologistas en Acción considera las medidas previstas en el plan de acción municipal imprescindibles en una ciudad en la que el ozono mata cada año una treintena de personas en episodios como el que estamos viviendo en el último mes, según el Instituto de Salud Carlos III. El derecho a la salud y a la vida debe prevalecer sobre cualquier otro interés. Así están actuando también en estos días ciudades francesas como París, Lyon y Lille, con restricciones a la circulación, contrastando con la inactividad de la generalidad de las ciudades españolas.

No obstante, la organización ambiental considera que resulta ineludible que Valladolid adopte medidas estructurales frente a la contaminación, que no hagan depender la calidad del aire que respiramos del tiempo atmosférico. Las restricciones a la circulación de vehículos aplicadas los días de alta contaminación deben ampliarse a los barrios y ser permanentes, promoviendo el transporte público, la bicicleta y el tránsito peatonal, todos los días del año.

El ozono troposférico es el contaminante que presenta en Valladolid una mayor extensión y afección a la población y a la vegetación, con unos niveles al alza. En el trienio 2015-2017 la aglomeración de Valladolid superó el valor objetivo legal para la protección de la salud en más de los 25 días permitidos, sin que la Junta de Castilla y León haya puesto en marcha el preceptivo Plan de Mejora de la Calidad del Aire en la ciudad y su entorno, para reducir la contaminación atmosférica y evitar que esta lamentable situación se repita año tras año. 

Por inhalación, el ozono provoca un incremento del riesgo de enfermedades respiratorias agudas y reduce la función pulmonar, agravando las patologías cardiovasculares. La Organización Mundial de al Salud (OMS) estima en 1.800 los fallecimientos anuales en España producidos por la exposición a niveles de ozono como los registrados estos días. 

Es esencial por ello difundir la advertencia municipal a las personas más sensibles a la contaminación atmosférica, tales como niños y niñas, personas mayores, mujeres gestantes o personas con problemas respiratorios o cardiovasculares, de que se protejan evitando en las horas centrales del día y a la caída de la tarde cualquier esfuerzo físico y el ejercicio al aire libre, como única manera de evitar los efectos nocivos del ozono en su salud.

Valladolid suma más de 20 días consecutivos en alerta preventiva por contaminación

No hay comentarios