MANIFESTACIÓN DEL SECTOR DE LAS AMBULANCIAS EN VALLADOLID EL PASADO MARZO. FOTO: GASPAR FRANCÉS
MANIFESTACIÓN DEL SECTOR DE LAS AMBULANCIAS EN VALLADOLID EL PASADO MARZO. FOTO: GASPAR FRANCÉS

Ante la falta de negociación del convenio colectivo autonómico del sector del transporte sanitario, y el bloqueo que está llevando a cabo la patronal del sector, Comisiones Obreras y UGT de Castilla y León, anuncian nuevas movilizaciones: “Las dos organizaciones sindicales hemos tomado la determinación de llevar a cabo un paro de 24 horas para mañana viernes día 23 de junio y una concentración ante las Cortes de Castilla y León coincidiendo con la votación de los Presupuestos Generales de la Comunidad. Esta movilización se llevará a cabo a partir de las 12:30 horas. Ambos sindicatos aprovecharemos la cita reivindicativa para hacer entrega de un escrito a los diferentes grupos parlamentarios en el que se denuncia una situación que ya se está enrocando en el tiempo. Además, allí mismo se aprovechará para atender a los medios de comunicación que lo demanden”, explican en su comunicado de convocatoria.

El sector ha protagonizado ya huelgas de 2 horas los pasados días 5 y 12 de mayo con un gran seguimiento por parte de las plantillas. Una vez más, al igual que ocurrió en las dos citas de paro anteriores, pretenden poner en conocimiento de la opinión pública de la Comunidad los servicios mínimos abusivos impuestos a las plantillas de cara a la huelga de mañana, en algunas provincias supera el 100% de lo que se hace en una jornada normal.

Movilización del sector del trasporte sanitario. Gaspar Francés
Movilización del sector del trasporte sanitario. Gaspar Francés

Al paro están llamados cerca de 2.500 trabajadores y trabajadoras del sector del transporte sanitario en esta región para reivindican el acercamiento a la media salarial del resto de las Comunidades Autónomas de la que los trabajadores y trabajadoras de Castilla y León están muy alejados comparando los 16.300 euros de media anual que percibe un profesional aquí, y los más de 26.000 que cobran en Guipúzcoa o Madrid. Ante esto, Comisiones Obreras y UGT de Castilla y León proponen una recuperación salarial del 5% y la negociación de un convenio digno que permita mantener el poder adquisitivo.

Según añaden desde las centrales sindicales: “Las y los profesionales se sienten perjudicados por el Real Decreto de 2012 que establece la necesidad de un título de técnico de formación profesional de grado medio, o la acreditación correspondiente. En Valladolid una empresa privada imparte la formación para lograr la acreditación y está controlada por Ambuibérica, con un coste que asciende a 4.000€. Además, en los últimos conciertos se ha incrementado el peso de las ambulancias, por lo que se ha empezado a solicitar también el carné C1 a sus conductores”.

Desde CCOO y UGT denuncián también que la Junta no está ejerciendo su función de supervisar realmente el cumplimiento de los conciertos: “Un ejemplo de ello es la falta de control de la adscripción de las matrículas de las ambulancias”. Así mismo consideran insuficiente las plantillas en la Comunidad ya que, para cumplir con lo que marcan los pliegos de condiciones técnicas y administrativas, habría que contar con un 30% de plantilla más, unas 750 personas, algo que no se cubre con la dotación económica de la Junta en los concursos.

Instante de la manifestación del pasado 4 de marzo. FOTO: Gaspar Francés
Instante de la manifestación del pasado 4 de marzo. FOTO: Gaspar Francés

Antecedentes del conflicto laboral

El sector ha protagonizado ya huelgas de 2 horas, los días 5 y 12 de mayo, “con un gran seguimiento por parte de las plantillas”, según los sindicatos, y han planteado a la patronal una propuesta para la recuperación del 5% que se redujo en 2013 para este año 2017 más un 3% para 2018 y a partir de ahí la negociación de un convenio digno. La respuesta empresarial ha sido la de un incremento de 1,9% para este año, más un 1% y otro posible 1% para 2018 siempre todo ello vinculado a la subida del importe de la concesión por parte de la Junta de Castilla y León y sin asumir ningún coste por su parte.

“El último convenio colectivo se firmó en 2007, con vigencia hasta 2010, y en él se recogían subidas salariales del 7% mas el IPC en 2008, el 8% mas IPC en 2009 y el 9% mas IPC en 2010, todo ellos para alcanzar la media salarial de España. El convenio se cumplió en 2008 y en 2009, pero en 2010 se rompió por culpa de la crisis “para preservar el empleo”. En 2010 la subida pactada se dividió y en 2010 hubo una subida del 4,5% anual más el IPC, pero en 2011 la subida se limitó al IPC. En 2013, la Junta de Castilla y León estableció un 5% de rebaja salarial lo que afectó también, vía concesión, a los trabajadores y trabajadoras del transporte sanitario a pesar de que no se trata de empleados públicos. A partir de ese momento tiene el sueldo congelado con lo que acumulan una pérdida de poder adquisitivo del 21,70%, de ahí que sea el colectivo de transporte sanitario peor pagado de España”.

 

No hay comentarios