Concentración en Fuente Dorada en el Día Nacional de la Memoria Transexual. FOTO: ATC Rainbow
Concentración en Fuente Dorada en el Día Nacional de la Memoria Transexual. FOTO: ATC Rainbow

Aunque los avances en materia de diversidad sexual y de género sean notables, tanto legislativa como socialmente, las noticias de agresiones siguen salpicando la actualidad. Uno de los colectivos que más sufren esta violencia son las personas transexuales, por eso cada 20 de noviembre se conmemora el Día Internacional de la Memoria Transexual, dedicado a las víctimas de la transfobia, el odio y el miedo. En Valladolid ATC Rainbow convocó una concentración a la que asistieron también representantes de la Fundación Triángulo y Valladolid Diversa.

El acto de la Plaza Fuente Dorada se desarrolló en silencio, como muestra de respeto a las personas trans asesinadas. Además, el Ayuntamiento de Valladolid quiso sumarse, ante la petición de ATC Rainbow, iluminando la Cúpula del Milenio con los colores de la bandera trans -azul, rosa y blanco-.

Iluminación de la Cúpula del Milenio. FOTO: Ayuntamiento de Valladolid
Iluminación de la Cúpula del Milenio. FOTO: Ayuntamiento de Valladolid

Lunara Santamaría, presidenta de ATC Rainbow CyL, quiso centrarse su homenaje en las mujeres trans víctimas de la transfobia machista y de la violencia de género: “Este 2017 es año de especial violencia contra las mujeres transexuales y tránsgeneros por el mero hecho de ser mujeres y transexuales”, apuntando a la “falta de legislaciones que lo impidan”, pidieno al gobierno la aprobación de la ley integral para las personas transexuales que presentó la plataforma por los derechos Trans al grupo Unidos Podemos.

MANIFIESTO DE LA PLATAFORMA POR LOS DERECHOS TRANS - DÍA INTERNACIONAL DE LA MEMORIA TRANS

El Día Internacional de la Memoria Transexual, en inglés Transgender Day of Remembrance (TDoR), que se celebra anualmente el 20 de noviembre, es un día dedicado a la memoria de aquellas personas que han sido asesinadas víctimas de la transfobia, el odio y el miedo a las personas trans, así como para recordar la violencia continua que sufre la comunidad trans. El evento tiene como finalidad darles rostro y voz a aquellas víctimas de la violencia transfóbica, así como hacer visible nuestra exigencia a vivir una vida libre de violencia y poder ejercer nuestros derechos como el resto de la ciudadanía. En el pasado año, el TDOR se llevó a cabo en más de 180 ciudades y en más de 20 países de America del Norte, Europa, África y Oceanía.

Aún hoy en día, las personas trans ven sus más básicos Derechos Humanos y Civiles violados sistemáticamente en todo el mundo, en mayor o menor medida; y muchas veces son los propios gobiernos los que no solo no toman medidas para erradicar la violencia (física, psicológica y simbólica) y la discriminación contra las personas trans, sino que ellos mismos conculcan gran parte de esos Derechos (partiendo de la conculcación del Derecho a la autodeterminación de la Identidad de género y a que dicha identidad reciba el correspondiente reconocimiento legal mediante la obtención de una documentación legal acorde a ella, hasta la denegación del Derecho a la Salud Integral o el acoso policial). Toda esta violencia y exclusión social y laboral basada en los prejuicios cisexistas y transfóbicos, además de lo que supone por sí misma, deja a las personas trans, en especial a las mujeres (y más aún si son inmigrantes, pobres, de color...), en una situación de extrema vulnerabilidad ante las formas más graves de violencia.

Las obligaciones legales que los Estados tienen para proteger a las personas trans frente a la violencia y la discriminación, no son diferentes de las que los Estados tienen para con todas las otras personas. Los derechos de las personas trans no están segregados y no son un subconjunto especial de derechos, sino que son Derechos Humanos. Las personas trans no son inferiores y tienen derecho a la vida, como cualquier ser humano. Se les debe procurar protección contra la detención arbitraria y la tortura, garantizar la no discriminación y la libertad de expresión, asociación y reunión. Estos derechos y muchos otros son universales: acreditados en las leyes internacionales, aunque negados a muchas personas trans, simplemente por su identidad de género o expresión de género. [...]»

La última actualización del Observatorio de Personas Trans Asesinadas, hecha pública el pasado 14 de noviembre de 2017, indicaba que en los últimos 8 años, se han asesinado a más de 2.609 personas trans, en su inmensa mayoría mujeres trans. El estudio muestra un aumento significativo y constante de los informes de asesinatos de personas trans durante los últimos nueve años.

La actualización del TDoR 2017 ha revelado un total de 325 casos de homicidios reportados de personas trans y género-diversas entre el 1 de octubre de 2016 y el 30 de septiembre de 2017, constituyendo un aumento de 30 casos en comparación con la actualización del año pasado. La mayoría de los asesinatos ha ocurrido en Brasil (171), México (56), y Estados Unidos (25), sumando un total de 2609 homicidios reportados de personas trans y género-diversas en 71 países en todo el mundo entre el 1 de enero de 2008 y 30 de septiembre de 2017.

Por todo ello, la Asociación ATC Rainbow junto a la Plataforma Trans pide a todas las instituciones que visibilicen este día, condenen estos homicidios y exijan el fin de los mismos. Así como instar a las Naciones Unidas a que sus Estados miembros integren, en la medida de sus posibilidades, los principios de Yogyakarta en la aplicación e interpretación de la legislación interna y los tratados internacionales sobre Derechos Humanos en relación con la Identidad y expresión de Género.

No hay comentarios