Podemos solo y sólo Podemos.

A ver si nos explicamos. Si Juanma del Olmo se presenta a las Elecciones por Soria, bella provincia, y un servidor residiera y se empadronara en esa querida ciudad, el primer voto de Podemos en Soria sería el mío. Pero, si Juanma del Olmo se presenta de número uno al Congreso por Valladolid, mi provincia, mi ciudad, no dejará de ser uno de Soria que se presenta por Valladolid. Al PACMA directos que vais.

Chaval, que no te enteras, que eso se discutió y aprobó en la Asamblea de Vistalegre. Ah, si se decidió en Vistalegre, ya es otra cosa, la asamblea de Vistalegre es el Oráculo de Delfos. Si viene de Vistalegre, me callo. O no, no me da por la gana callarme. Lo que pasa es que uno no entiende lo de Vistalegre, como no entiende lo de la infalibilidad de ése de Roma, o lo de la Santísima Trinidad, o lo de la virginidad de María (la que parió a Jesucristo, no la que andaba manifestándose en bicicleta por Valladolid a culo pajarero, y hacía bien, yo la vi una vez y quedaba muy vistosa, estéticamente hablando. Tiene su mérito porque manifestarse en bici de tal guisa, no ha de ser nada positivo para la zona perineal, Bernabé, que te metes en charcos).

Vale, aceptemos que se decidió en Vistalegre y que yo nací rebelde y contestón y no sé ni donde queda el coño Vistalegre ése. Pues no estará nada descaminado que convocáramos de nuevo a Vistalegre.

Vamos con el segundo candidato, candidata, Rocío Anguita. No es nada personal, pero digo que nunca cogió conmigo una pancarta o pegó carteles a mi lado (cuando las municipales, a los cinco minutos de pegar nosotros, los de Podemos, nuestros carteles, ya nos los habían pegado encima los de Izquierda Unida), nunca preparó un mitin a mi lado (todavía me está doliendo la espalda de mover aquel falso suelo del Polideportivo Rondilla, cuando vino Errejón; Santi cogió la gripe, yo tortícolis y mi amigo Abdul tuvo que coger la baja laboral). Y así, todo. En los actos electorales de junio, ni nos mirábamos unos a otros. Los de Izquierda Unida por un lado, nosotros por otro, y en medio, metros, para que corriera el aire. En el mitin de Monedero en la Plaza de la Universidad, la ínclita soltó cuatro obviedades y pasó el micrófono al siguiente. Visto y no visto. Y, aún, algún seguidor anguitista dice que tiene discurso. Amos, no me jodas.

Al que hizo las candidaturas había que darle una patada en el tafanario que llegara doliéndose hasta Peñafiel. ¿Hablamos del Senado? Hablamos, claro que hablamos. No se puede presentar a un ambiciosillo de veintitrés años de número uno al Senado. Como poder, Sí se puede (no sé si os habéis dado cuenta de que nos copian la frasecita los del pádel y los del Pepé, que es peor: Sí se puede, pero luego resulta que otra ambiciosilla, que va de número dos en la lista, saca más votos que el número uno. Todavía se están riendo los fascistas de nosotros. Cualquier día nos mean en la talega. Que se vayan a tomar por el ilustrísimo serillo. ¿Pero no queríamos hacer desaparecer el Senado, las Diputaciones y toda la purrela de comederos y cementerios de elefantes? Terminaremos aceptando las puertas giratorias, que hay mucha cuñada descolocada. Todo antes de aceptar que fue un error juntarnos con una parte de Izquierda Unida.

Y es que, algunos, y algunas, en política, confunden el culo con las cuatro témporas. Van a la política para conseguir un puestecillo y pasa lo que pasa. Para eso, queridos, y queridas, hay que presentarse a unas oposiciones, me lo vais a decir a mí, que me tiré cuarenta y dos años tragando quina y concejales ineptos en la Administración. Ah, ¿Que no hay oposiciones? Pues, entonces, ¿por qué no hacemos la revolución y cambiamos las cosas? Tranquis, tíos, revolución mental, que no están las cosas para gollerías.

En política se está para cambiar las cosas de arriba abajo, el barrendero, presidente del gobierno y el presidente de gobierno, barrendero (véase el Programa de Podemos que, mucho criticar y algunos ni se han leído el forro), no para cambiar las sillas de sitio, como están quienes ya sabéis. Si quiere llegar lejos, no funde un Partido, forme una Familia. El chico, en la Junta, la chica en el Ayuntamiento (puede que sea al revés), y ya irán colocando a cuñados y cuñadas. Lo malo de las familias es que, cuando se endurecen, se transforman en Clanes. No señalo a nadie, pero he visto El Padrino unas treinta veces.

Por lo dicho, yo voté al PACMA. Y, en las terceras, porque habrá terceras, vamos a sacar seiscientos mil votos. Cuanto más conozco a las personas (iba a decir los hombres, pero no es políticamente correcto), más me acuerdo de mi gato Rinconete, que estará con su hermana Cortadilla haciendo diabluras en el azul de los gatos. Porque uno es tan idealista, que sigue creyendo que hay un cielo para los animales, mis queridos animales.

Ya sé que destilo mala hostia, no estoy para ternuras, lo siento, pero también creo que no es para menos. Y, que conste, que me dejo muchas cosas en el tintero. Podemos solo y sólo Podemos. Si alguien puede cambiar este puñetero país, es Podemos, nuestra gente. Yo no sé si lo harán mejor o peor de lo que está ahora, pero cambiar y hacer que mi amigo el limpia cristales de la plaza Mayor sea presidente de Castilla y León, y el señor Herrera se coloque de ordenanza de Caja España y gracias, eso, sólo Podemos. Al tiempo.

Por la transcripción, Bernabé Balmori, en el siglo Miguel Ángel Galguera.

3 Comentarios

  1. Al "compa" de literatura relamida hay que recordarle que cuando ejercía como funcionario del Consistorio (por cierto, tus compañeros celebraron por todo lo alto tu jubilación) casi cada día recordabas a tus subordinados (a los que tratabas como súbditos...) quién era el "puto jefe". Puedes pedir "el carnet de rojo" hasta la puerta del supermercado, si quieres. Pero la ideología se demuestra día a día. No solo figurando en los eventos

  2. Ey Galguera, qué bien escribes. Y además eres un cachondo, ¿no? Así, con desparpajo y menciones a la vulva y salvas y vivaslavirgen a tu propia ignorancia ("no sé ni donde queda el coño Vistalegre ése"), todo ello mientras el amigo se refocila en su miseria expresiva mesetaria ("Amos, no me jodas"), lo que nos quiere cascar Galguera es su fobia a IU.

    Normalmente los artículos suelen llevar argumentos. Pero a Galguera se la trae al fresco: "Fue un error juntarnos con una parte de Izquierda Unida. Y es que, algunos, y algunas, en política, confunden el culo con las cuatro témporas. Van a la política para conseguir un puestecillo y pasa lo que pasa. Para eso, queridos, y queridas, hay que presentarse a unas oposiciones, me lo vais a decir a mí, que me tiré cuarenta y dos años tragando quina y concejales ineptos en la Administración". Está claro que el único no inepto eras tú, aunque por ahí comentan que como jefe dejabas que desear, ¿eh?

    Una breve descripción de lo que es la política que haría caerse de culo hasta a Max Weber ("el barrendero, presidente del gobierno y el presidente de gobierno, barrendero", y yo creo que a Galguera le falta añadir "por mis cojones") que da paso a un dechado de zafiedades: una mención a la asistencia de María Sánchez a la marcha ciclonudista que haría enrojecer al de los ascensores ("yo la vi una vez y quedaba muy vistosa, estéticamente hablando"), una número dos al Congreso, Rocío, que lleva toda la puta vida en la calle protestando pero arrastra el sambenito de no haber pegado ni un cartel al lado del exfuncionario, una "ambiciosilla", Carmen Duce, que fue de número dos al Senado por una provincia como Valladolid y todo el mundo sabe que en Pucela si vas de número dos al Senado eres poco menos que una arpía.

    Yo para las siguientes elecciones votaré a Galguera y al PACMA, a ver si logramos 600.000 votos o, por qué no, tres millones. Tenemos la garantía de que se ha visto El Padrino 30 veces. Por lo menos.

  3. Hola Ángel Galguera , muy romantico lo de ir de anacoreta..(sin targetas de credito...etc y etc)..sencillamente no me "trago" tus cedenciales
    SALUDOS

Comments are closed.