Concentración de Stop Desahucios a las puertas del banco Santander. FOTO: Jorge Ovelleiro
Concentración de Stop Desahucios a las puertas del banco Santander. FOTO: Jorge Ovelleiro

El grupo de Stop Desahucios 15M de Valladolid y la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) de Segovia han unido sus fuerzas para exigir al Banco Santander la solución de tres casos. Tres familias que solo piden rehacer su vida tras haber sufrido la perdida de sus viviendas.

'Ni un, ni un desahucio más'; 'Sí se puede, pero no quieren'; '¡Qué pasa, qué pasa que no tenemos casa: qué ocurre, qué ocurre que nos quitan el curre'... se han vuelto a escuchar a la puerta del Banco Santander, en la céntrica calle de Santiago, donde se han concentrado afectados y activistas, de Valladolid y Segovia.

Stop Desahucios 15M y PAH Segovia se han plantado ante la entidad bancaria para pedir la extinción de tres deudas contraídas por otras tantas familias.

Stop Desahucios junto a uno de los afectados por el banco Santander. FOTO: Jorge Ovelleiro

"El procedimiento de ejecución hipotecaria es realmente injusto, dado que, tras varios años de sufrimiento en que las familias intentan salvar su casa, acaban en la calle y con una deuda que les persigue de por vida, ya que las deudas no prescriben. Todo esto en beneficio de los bancos. Gana todo lo que las familias pagan hasta el momento de perder la casa. Se quedan con la vivienda de la que posteriormente sacan beneficio vendiéndola", informó Stop Desahucios 15M, que llevaba dos casos.

En uno de los casos, a un hombre, con una hija menor a su cargo, tras perder la vivienda, le queda una deuda de 39000 euros. En el otro, a una mujer con dos hijas, le queda una deuda de 40061 euros.

"Soy divorciada. Mi marido se quedó con la casa, con todo... menos con las hijas que me quedé yo. Él dejó de pagar, está ilocalizable desde hace tiempo y el banco me reclama a mi, que tengo además un nieto. He salido adelante como he podido pero no puedo ni creo que tenga que pagar lo que me piden", explica la mujer antes de entrar al banco acompañada de activistas de Stop Desahucios 15M.

Pnacartas frente al Banco Santander. FOTO: Jorge Ovelleiro
Pnacartas frente al Banco Santander. FOTO: Jorge Ovelleiro

Pasado un tiempo, volvieron a salir. La abogada Victoria Hernando informó que el Santander se ha comprometido a dar una solución a los dos casos. Los gritos de 'Sí se puede' fueron nuevamente coreados.

Minutos antes, la PAH de Segovia se había entrevistado con el mismo directivo para exponer el caso de Maryka, Stoyan y su hijo Petar, que en 2006 habían firmado un préstamo con Banesto para adquirir una vivienda. Empezaron pagando 800 euros al mes, pero en dos años la mensualidad subió a 1300. En 2008, Maryka y Petar se quedaron sin empleo. El salario de Stoyan no llegaba para pagar la hipoteca. Y empezó su calvario. 

"En 2009 firmaron una dación en pago parcial sin saber bien lo que estaban firmando, confiando en lo que les dijo el director de la sucursal, que no se quedarían con deuda porque habían pagado un seguro que cubría el 80% de la hipoteca... Pero en 2010 se encontraron con un auto de ejecución por un importe de 41.883,07 euros de principal más 12500 euros de intereses y costas. Todo les fue embargado...", relató Soledad, de la PAH de Segovia.

Concentrados frente a la sede de LINDORFF esta mañana. FOTO: ÚC
Concentrados frente a la sede de LINDORFF esta mañana. FOTO: ÚC

"La casa ", añadió la activista, "fue vendida inmediatamente, pero la deuda pasó de un fondo buitre a otro. Ahora la tiene LINDORFF, que lleva dos años sin querer negociar".

Antes de concentrarse ante el Santander, lo hicieron en la sede de LINDORFF, en el polígono de La Mora (La Cistérniga), donde se repitió la misma historia de ocasiones anteriores. La seguridad impidió el acceso y acabó llamando a la Guardia Civil, que protegió el edificio de los usureros y alejó a los estafados.

La deuda que reclama LINDORFF es, además, ilegal, dado que el préstamo hipotecario contenía cláusula abusiva de vencimiento anticipado, según la sentencia del TJUE de 26 de enero de 2017.

"Lo que no hemos podido hacer en LINDORFF lo hemos logrado en el Santander. Hemos entregado el escrito con la petición de negociar para dar una solución definitiva a esta injusta situación, y puedan seguir con su vida. Como dicen ellos: 'Hemos venido a trabajar y vivir una vida tranquila y nos hemos metido en una especie de boca del lobo'. Estamos satisfechos", dijo Soledad.

Stop Desahucios 15M y la PAH de Segovia plegaron sus pancartas y se marcharon, no sin antes lanzar una advertencia: "Si no se arregla, volvemos para acampar".

Pancartas en la sede de LINDORFF. FOTO: ÚC
Pancartas en la sede de LINDORFF. FOTO: ÚC

No hay comentarios