Un padre enseña a su hija una de las jardineras recuperadas. Foto: Jorge Ovelleiro
Un padre enseña a su hija una de las jardineras recuperadas. Foto: Jorge Ovelleiro

Las macetas y las jardineras, sin flores, son tristes como los jardines y mucho más parecidas a un cenicero o una papelera. Y eso precisamente es a lo que han puesto remedio, después de años de abandono, los propios vecinos del barrio de la Rondilla organizando una plantación ciudadana esta mañana.

La acción, organizada por la Asociación Vecinal Rondilla, ha contado con la participación de Arba y Greenpeace, que han aprovechado la movilización para montar sus puestos y hacer llamados a la concienciación medioambiental.

Las 20 jardineras que hoy han recuperado su función son propiedad de la Cooperativa de aparcamientos, aunque han sido cedidas al Ayuntamiento.

Además de la actividad de plantación, en la Plaza de Alberto Fernández se han organizado otras para pequeños y mayores.

Esta mañana, por la plaza, se ha podido ver al concejal de Sí se Puede, Héctor Gallego, así como a Manuel Saravia, María Sánchez y Alberto Bustos, de Valladolid Toma la Palabra.

No hay comentarios