Manifestantes de RTVCyL en la Plaza Mayor de Valladolid. FOTOS: GASPAR FRANCÉS
Manifestantes de RTVCyL en la Plaza Mayor de Valladolid. FOTOS: GASPAR FRANCÉS

Los dueños de la televisión privada de Castilla y León, los empresarios de la construcción José Luis Ulibarri (imputado en la trama Gürtel) y Antonio Miguel Méndez Pozo (condenado en su día en el caso de la construcción de Burgos) han conseguido desbloquear el convenio que venía reclamando su plantilla desde 2014 con una mejora económica ínfima: 35 euros mensuales más para cada trabajador en 2016 y 30 euros en los dos años siguientes.

La firma de este convenio, ratificado por la plantilla hace 15 días, aunque con escaso respaldo (la participación en las asambleas no ha sido masiva), pone fin a meses de conflicto en el que la empresa se ha negado a negociar y a cumplir con lo ya comprometido en el anterior convenio, cuya vigencia expiró en 2014, pese a las ayudas económicas directas (18 millones en 2015 y otros 18 en 2016) e indirectas (publicidad institucional) que recibe de la Junta de Castilla y León.

La empresa ha mantenido bloqueada la negociación de este convenio colectivo durante meses y durante todo este tiempo ha pretendido condicionar subidas salariales ya comprometidas al resultado final del contencioso que Promecal tiene pendiente por impago de IVA. El sueldo medio neto de los más de 300 trabajadores en las televisiones locales del grupo oscila entre los 900 y los 970 euros al mes.

Durante la negociación del convenio colectivo que expiró en diciembre de 2014 (vigente en 2015 gracias a una cláusula de ultra actividad indefinida) los trabajadores pactaron con la empresa una subida de 280 euros por trabajador en un periodo de tres años. Sin embargo, la denuncia por impago de IVA, forzó una nueva negociación en la que los trabajadores, a cambio del mantenimiento del empleo, pactaron posponer su cobro. La empresa no cumplió con su parte del trato (en los últimos años se han producido 38 despidos) y ahora, en la nueva negociación que mantiene bloqueada, condiciona ese pago correspondiente a los años 2012, 2013 y 2014 a que la sentencia sobre el impago del IVA sea favorable.

El desbloqueo de esta situación se ha producido después de que un trabajador, a título personal, presentara una denuncia contra la empresa para que se cumplieran las condiciones del anterior convenio y la convocatoria de una huelga de más de una semana en plenas fiestas de Valladolid. El trabajador, que ya no forma parte de la plantilla, finalmente retiró la denuncia presentada. La huelga planteada también acabó siendo desconvocada.

Los incrementos salariales pactados de 35 euros en 2016 y de 30 euros mensuales en 2017 y 2018, según fuentes de la empresa, no está claro que afecten por igual a todos los empleados, ya que no está claro si lo cobrarán los trabajadores que ya tienen pactados determinados complementos personales.

Todo indica que todo el dinero correspondiente al incremento acordado en las 14 pagas de 2016 (490 euros) se abonen en enero de 2017.

No hay comentarios