Hitler saluda a Juan Yagüe, amigo personal de nazi Hermann Wilhelm Göring.
Hitler saluda a Juan Yagüe, amigo personal de nazi Hermann Wilhelm Göring.

El Juzgado Contencioso Administrativo de Soria cuyo titular es Carlos Sánchez Sanz ha dictado sentencia por la que inadmite la demanda interpuesta por el letrado Eduardo Ranz Alonso contra el Ayuntamiento de San Leonardo de Yagüe al considerar que el mismo no tiene ninguna vinculación con dicho municipio y carece de legitimación activa, es decir, no acredita un interés legítimo que fundamente sus peticiones.

El Juzgado analiza también qué habría ocurrido de no haberse estimado esta falta de legitimación y concluye que se habría desestimado la demanda.

“Es claro que ser ciudadano español y Letrado ejerciente conocedor de las normas del Estado de Derecho” no basta para poder considerar que tiene un interés directo en el pleito”, dice el fallo.

En relación con el nombre del municipio, está amparado por el art. 15.2 de la Ley de Memoria Histórica ya que el acuerdo del pleno del Ayuntamiento de 2016 no contenía ninguna exaltación de la sublevación militar, guerra civil o represión de la dictadura, sino que obedecía a la acción llevada a cabo por Juan Yagüe en su pueblo.

“Es completamente improcedente que se aluda a lo que pudiera acordar el Ayuntamiento en el Pleno de 30 de enero de 1940, o en el Pleno de 5 de febrero de 1952. Nada importa. La denominación del Municipio como 'San Leonardo de Yagüe', en el momento presente, tiene su base y su causa en el Acuerdo de Pleno del Ayuntamiento de 12 de abril de 2016; Acuerdo adoptado por un Ayuntamiento absolutamente democrático; Acuerdo que no tiene base ninguna en nada relacionado con sublevaciones militares, guerras o represiones de dictaduras. Porque se ha de recordar que, versando un Acuerdo municipal de Pleno sobre una misma materia, existe una novación completa sobre esa materia y sobre su causa”, dice el fallo antes de recordar que el espíritu de la Ley de la Memoria Histórica “ha de interpretarse dentro del ámbito de su Exposición de Motivos, que hace referencia al espíritu de reconciliación y concordia y de respeto al pluralismo y a la defensa pacífica de todas las ideas”.

“Y en esta tesitura el añadido “de Yagüe” a la denominación toponímica de la localidad de San Leonardo no obedece a un acto de exaltación de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura, que es lo que censura la Ley de la Memoria Histórica, sino al reconocimiento de todo un pueblo a la labor de uno de sus paisanos. Así se hace ver en el acuerdo adoptado por el Ayuntamiento el día 30 de enero de 1940 añadiendo al nombre de San Leonardo el apellido  'Yagüe' ( folios 1 a 4 del EA) , y en el acuerdo adoptado por la Corporación Municipal el día 5 de febrero de 1952 nombrando a Don Juan Yagüe Blanco hijo predilecto (folios 5 y 6 del EA)”, dice la sentencia.

Respecto a la elaboración de un catálogo de vestigios y retirada de escudos u otros objetos o menciones, la sentencia declara que no se ha aportado prueba de su existencia por la actora por lo que estas peticiones han sido igualmente desestimadas.

La sentencia, que es recurrible ante el Tribunal Superior de Justicia, condena en costas al abogado Eduardo Ranz.


Noticias relacionadas:


Contenido relacionado:

No hay comentarios