Sr Enríquez, exconcejal irresponsable del ciclo del agua durante el gobierno del alcalde delincuente León de la Riva, actual concejal en la oposición y pareja de hecho del Señor Bermejo:

Ante el anuncio del gobierno municipal de la acertadísima e histórica decisión de recuperar, mediante una empresa 100% municipal la gestión del ciclo integral del agua, le he escuchado a través de la Cadena SER unas declaraciones indecentes de las que extraigo algunos párrafos:

“… la concesión ha sido exitosa para Valladolid,…

…el agua sabe vamos ahora ya no sabe antes sabía y ahora se le ha quitado el mal sabor que     estacionalmente por el problema de las algas del Canal de Castilla…

…tenemos una red que garantiza el suministro a los ciudadanos…

… ha sido un éxito con titularidad pública del servicio…

… hemos propuesto hoy que se consulte a los vecinos sobre esta modalidad… una vez pasadas las Ferias y no con agosticidad…”

Y tengo que decirle que no me han extrañado en absoluto sus palabras porque conozco bien su desfachatez y falta de escrúpulos, ya que tuve la desgracia, como funcionario municipal responsable del Servicio de Energía y Agua del Ayuntamiento de Valladolid de sufrirle directamente durante años. Hasta que, para “incrementar la eficiencia del Servicio” -así lo justificó Usted- decidió suprimirlo y, con ello, dificultar gravemente el control municipal al actual concesionario. No puede calificarse de exitosa desde el punto de vista de los intereses públicos la gestión de una empresa que, como precisamente usted no debería olvidar por ser el concejal irresponsable del tema, incumplió permanentemente el contrato de la concesión promoviendo, además, numerosos pleitos contra el Ayuntamiento. Pleitos que la empresa perdió, a pesar suyo Sr. Enriquez, como demostró su permanente pasividad en la defensa de los intereses municipales. Gracias a las actuaciones de los técnicos municipales que defendimos los intereses públicos, la actual concesionaria se vio obligada a pagar al Ayuntamiento de Valladolid via judicial más de seis millones de euros, y usted se vio obligado a compensar a la empresa concesionaria represaliando a técnicos responsables del control municipal, y bien sabe que de eso puedo hablar con pleno conocimiento de causa. Quizás la concesionaria haya sido agradecida con usted, como lo ha sido con los “abrelatas” de su partido, según se acredita en el caso Pokemon. Lo que viene a justificar, entre otras cosas, la necesidad de que la Administración Municipal (y todas) cuente con equipos cualificados de funcionarios para el control de los contratos públicos, frente a los planteamientos clientelistas de su partido, coincidentes con los de las empresas, que no son otros que los de una Administración escuálida incapaz de defender los intereses de todos.

Mire Sr Enríquez, no trate de manipular más que ya sabemos todos que es experto en eso. La titularidad del agua siempre es publica, y como sabe bien no es ese el debate de ahora, aunque no me cabe la más mínima duda de que si pudieran, ustedes los del PP, privatizarían también la titularidad pública del agua como lo ha hecho la derecha en otras partes tercermundistas del mundo. Lo que ahora se ha decidido, es la gestión pública ¿Va a dejar de engañarnos alguna vez?

Resulta que ahora se quejan de una decisión adoptada por los grupos municipales que gobiernan nuestra ciudad. Gobierno “bipartito, tripartito”, como usted despectivamente los llama olvidando esa Constitución que tanto defienden y que otorga el Gobierno democrático a quien más apoyos consigue reunir, pero que además cumplen lo que prometieron en sus programas electorales - cosa insólita para su partido –. Y para pasmo de propios y extraños reclaman ahora una consulta pública, cuando su alcalde condenado por la Justicia, privatizó la gestión del agua sin llevarlo en su programa, y sin consulta alguna a los ciudadanos, que no les votaron para hacer eso. No lo hicieron con agosticidad, lo hicieron con alevosía (traición, perfidia, RAE). No cabe mayor cinismo. Es usted indigno del cargo público que ocupa. Ustedes, los del PP, privatizaron la gestión del agua en nuestra ciudad, sin llevarlo en su programa electoral, haciendo uso y abuso de su mayoría absoluta en el Ayuntamiento y desoyendo expresamente la oposición de las 32.000 firmas de conciudadanos (¡se dice pronto!) que en aquel momento se opusieron a su privatización reclamando la gestión pública, como también entonces ocurrió con los trabajadores de la empresa municipal ASVA que gestionaba el abastecimiento y el saneamiento en nuestra ciudad, que también se opusieron a sus “éxitos” privatizadores, y como hoy también se manifiesta la ciudadanía vallisoletana en la Plataforma por la gestión 100% publica del agua.

Justifica su defensa de continuar con la concesión y gestión privada del agua y, en consecuencia, defiende a la empresa q ue la gestiona, Aguas de Valladolid, diciendo que ha sido “exitosa”. Exitosa ¿por qué? Exitosa ¿para quién? ¿Puede calificarse de exitosa porque sale agua del grifo? ¡Pues sólo faltaba! Le recuerdo que ya salía antes de que ustedes llegaran al desgobierno de la ciudad. ¿Exitosa porque sabe mejor que hace 20 años? ¡Pues sólo faltaba! Pero no gracias a Aguas de Valladolid sino por la instalación de filtros de carbón activo pagados con sus impuestos por todos los ciudadanos, como otras infraestructuras, y a pesar de que ustedes se gastaran, en lo que no debían, la mayor parte del dinero que generaba la concesión en vez de reinvertirlo en el ciclo del agua, provocando, en consecuencia, un importante déficit de infraestructuras, como afirman hoy los técnicos municipales. Usted que es licenciado en Derecho, aunque poco debe saber de ello habida cuenta de su escasa experiencia profesional en la materia, -ya sería hora de que se ponga a “laburar”, que diría un argentino- , debería saber que con las tarifas del agua no se deben pagar ni las fiestas ni las corridas de toros. Pero he de reconocer que ha sido exitosa económicamente para Aguas de Valladolid (el estudio de los técnicos municipales estima un beneficio en los últimos años superior a los 2,6 millones de €/año) en gran medida por la cantidad de cosas que no hace, debiendo hacer, y que le pagamos entre todos los ciudadanos (no cambio de contadores, incumplimiento de compromisos de la concesión, deficiente mantenimiento de infraestructuras, no limpieza de sumideros, etc etc) y otras que hace y no debería hacer (facturación abusiva, presiones a los ciudadanos con intentos de corte de suministro no autorizados por el Ayuntamiento, utilización de medios municipales sin autorización para beneficio de empresas de su grupo AGBAR, etc etc). Pero sobre estos temas, confío en que, en el proceso de análisis de la liquidación de la concesión que debe hacer el Ayuntamiento de aquí a un año, puedan ponerse las cosas en su sitio y pueda recuperarse para el Ayuntamiento lo que, con su irresponsable gestión interesada, permitió que Aguas de Valladolid defraudara a todos los ciudadanos.

Exitosa pues para la empresa privada en detrimento del interés público y, todo ello, con su beneplácito y complicidad expresa. Desconozco como ha podido convencer a los empresarios de la CVE para que apoyen su cínica posición. Porque señores empresarios de la CVE: se podría entender que quieran dar la impresión de que se preocupan por los ciudadanos, pero no estaría mal que también se preocuparan por sus confederados y fueran coherentes con sus propios intereses. ¿Desconocen que los concesionarios obtienen gran parte de sus beneficios externalizando servicios y que no lo hacen bajo los principios de libre concurrencia y transparencia sino que las principales adjudicaciones recaen en empresas de su propio grupo a precios superiores a los del mercado impidiendo a las empresas a las que Uds también representan optar a prestar esos servicios?. El sistema actual de gestión privada mediante concesión atenta contra los más elementales principios del mercado. La gestión del agua mediante empresa pública 100% abrirá el mercado a la libre concurrencia con la transparencia de los contratos del sector público. ¡Sean coherentes, señores de la CVE!

Y no se preocupe por el futuro señor Enríquez. Por fin tras más de 20 años de oscuridad, esta ciudad lo tiene, tiene futuro. La gestión pública será más eficiente que la privada, entre otras cosas, porque seguirá contando con unos excelentes trabajadores (los actuales) que podrán desarrollar su trabajo con mayor estabilidad laboral, sin temor a represalias y convencidos de que su esfuerzo servirá a los intereses generales y no para el beneficio privado de una empresa incumplidora de sus compromisos. Y tampoco se preocupe por las tarifas. Si suben, lo harán menos del 36% neto (89% de incremento total con un 53% de incremento del IPC) que fue lo que ustedes las subieron, y será debido a la necesidad de invertir en unas infraestructuras deficitarias en la actualidad debido a que Uds apenas invirtieron en ellas durante los 20 años de “brillante gestión” pues se lo gastaron en lo que no debían, provocando su paulatino deterioro, lo que ha ocasionado, entre otras muchas cosas, los importantes reventones de tuberías de los últimos tiempos.

Por todo ello es tan importante la decisión del equipo de gobierno municipal de poner coto a tanto desmán. Atentamente

Luis Matilla Rodríguez

2 Comentarios

  1. FENOMENAL!!!!!, Es esperanzador ver que hay gente que no tiene miedo y que dice las coas como son. Confío en que cunda el ejemplo y que personajes como el Sr. Enríquez y otros, que los hay, queden totalmente desprestigiados por sus acciones o inacciones.
    Que no nos engañen, el PP ha consentido que una empresa como Aguas de Valladolid, perteneciente al Grupo AgBar y a su vez al grupo francés SUEZ, haya robado a los ciudadanos no renovando los contadores cuando cumplían con su vida útil, o facturando conceptos no recogidos en el Reglamento y sin la autorización del Ayuntamiento. Son unos mangantes y está bien que se diga y que se sepa quién se lo ha consentido.

Comments are closed.