Este viernes día 20, en el Colegio de Médicos de Valladolid se ha nombrado Colegiado de honor al Dr. Martin Zurro, nacido en la C/ Trabajo del barrio de las Delicias. Tras su especialización en medicina interna y endocrinología en el Hospital de La Paz, ha ejercido toda su vida profesional, durante más de 40 años, en Barcelona. Una referencia en el desarrollo de la medicina familiar y comunitaria, no solo en España sino en toda Iberoamérica, autor del libro “Atención Primaria: Conceptos, organización y práctica clínica, de gran importancia en el mundo de habla hispana”.

A Don Amando Martín Zurro le preocupa, como a muchos, la situación que se está viviendo. En este día que hemos compartido, de visita a su Facultad de Medicina, hablando con sus compañeros de estudios, Jover y Caro Patón, apenas hemos hablado de “eso”. Solo de la necesidad de mantener las relaciones, de las amistades, de la normalidad entre personas.

En otro orden, y aprovechando lo anterior: ¿hasta dónde estarías dispuesto a llegar en una situación de conflicto? ¿A manifestarte? ¿A hacer valer tu influencia entre los que tienen que decidir? ¿A manifestarte más, huelgas de hambre incluidas? ¿A Apoyar intervenciones policiales e incluso militares? ¿A alistarte en batallones? ¿A matar por defender tus banderas?

Seguramente haya posiciones intermedias e intercambiables según las circunstancias; aún así, recomiendo que cada uno, sobre todo los que animan a tomar decisiones a otros, decida a dónde están dispuestos a llegar y, al mismo tiempo, medite sobre las consecuencias de esa decisión, como hacemos cuando jugamos una partida de ajedrez. ¿Qué pasa si con este movimiento de alfil amenazo al Rey? ¿Qué pasará después y qué haré entonces?

Me gustaría que los ciudadanos estuviéramos mejor que los políticos centrales y autonómicos, que son los que han llevado este asunto desde la denuncia del estatuto votado favorablemente en la Cortes y refrendado por los habitantes de Cataluña, hasta saltarse las leyes con esa disculpa y forzar las propias normas del Parlamento Autonómico y las decisiones del Tribunal Constitucional.

Ambos tensando la situación al límite, como si esto fuera un juego sobre quién la tiene más...

Por supuesto que no voy a empuñar un arma, ni dialéctica siquiera para ahondar en la separación. Mantengo relaciones profesionales y amistosas con médicos de Portugal, Inglaterra y otros países en la misma forma que la mantengo con médicos de Bilbao, San Sebastian, Barcelona, Madrid, Mallorca y tantos otros sitios. No pienso dejar que la política mediocre de personas mediocres influya en las relaciones humanas de personas que solo quieren el bien para sus conciudadanos.

No hay comentarios