Grupo de profesores a la puerta de la Escuela de Música Mariano de las Eras el día del cierre. Foto: Carlos Arranz
Grupo de profesores a la puerta de la Escuela de Música Mariano de las Eras el día del cierre. Foto: Carlos Arranz

El Ayuntamiento de Valladolid no quiso que el 'caso de la Escuela de Música' llegara al Tribunal de Justicia de la Unión Europea, y recurrió. Pero al alcalde, Óscar Puente, y a la concejala de Cultura, María Victoria Soto, les salió el tiro por la culata, pues perdieron el recurso, y el caso está en Luxemburgo.

Fuentes de alcaldía aseguran, sin embargo, que la interposición del recurso "obedeció única y exclusivamente a una decisión de la asesoría jurídica municipal que no fue ni consultada con el alcalde", Óscar Puente.

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León acordó: "Desestimar el recurso de reposición presentado por el letrado D. Eduardo Asensio Abón en nombre y representación del Ayuntamiento de Valladolid contra el auto de esta Sala de 12 de mayo de 2016, por el cual se acordó suspender la tramitación del recurso de suplicación número 231/2016 para elevar al Tribunal de Justicia de la Unión Europea las cuestiones prejudiciales reproducidas en los antecedentes de esta resolución", según el fallo del auto al que ha tenido acceso últimoCero.

La posición del Ayuntamiento fue recibida con estupor y desagrado por el colectivo de trabajadores despedidos de la Escuela Municipal de Música 'Mariano de las Heras', quienes con anterioridad habían contado con el apoyo de Óscar Puente. Apoyo que se esfumó una vez alcanzada la Alcaldía, hasta el punto de no ser recibidos por su concejala de Educación, María Victoria Soto.

"La verdad que no me extraña nada la actitud completamente en contra de nosotros del alcalde, cuando ya había faltado a su palabra en varias ocasiones diciendo que haría unas cosas y haciendo otras.  No movió una sola uña por nosotros desde que llegó a la alcaldía y la señora Soto que ni se ha dignado a escucharnos o recibirnos tras multiples solicitudes y escritos pidiendola una reunión...", ha expresado un extrabajador.

"Es obvio", añadió el profesor de música, "que somos un problema para ellos, que se les puede agrandar y atragantar si ganáramos el juicio en un futuro... pues demuestra que su sensibilidad 'social' hacia nuestro problema y al drama personal de veinticinco trabajadores despedidos, es absolutamente nula o ficticia. No se puede ir a manifestaciones queriendo aparentar a la opinión pública que te 'preocupaba el caso' de la Escuela de Música, hacerte fotos en los medios, cuando estás en la oposición... y  luego recurrir para evitar que esos mismos trabajadores puedan recuperar su puesto de trabajo... De verdad, cosas tan bajas no he visto en muchas personas en mi vida como esta... Son gestos de tan poca catadura moral que dan escalofríos al más pintado".

Tres años y medio después de su despido, los 25 extrabajadores de la Escuela de Música no han cobrado el último mes que estuvieron en la Escuela ni ninguna indemnización por sus despidos.

"Nosotros no trabajábamos en una lechería, ni en ninguna fábrica... Éramos simples profesores, músicos... quizá un escalafón más bajo en la cadena humana.... y no merecíamos nada", concluye la reflexión del exdocente de la Escuela Municipal de Música, que considera que el texto de la resolución está bien planteado, haciéndose eco de las cuestiones que expusieron en la demanda de despido colectivo llevada por el letrado José María Blanco.

"Hay muchas posibilidades abiertas", sostiene el exprofesor de la Escuela Municipal de Música 'Mariano de las Heras'.

Preguntas al Tribunal de Justicia de la UE

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León -"de conformidad con el artículo 267 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea puede pronunciarse, con carácter prejudicial sobre la validez e interpretación de los actos adoptados por las instituciones, órganos u organismos de la Unión"- ha pedido mediante cuestión prejudicial que se pronuncie el Tribunal con sede en Luxemburgo para poder emitir su fallo. La petición se basa en que "en el presente recurso se presentaban cuestiones dudosas que implican la aplicación del Derecho de la Unión Europea". Su decisión, conforme al artículo 4 bis de la Ley Orgánica del Poder Judicial, acordó "suspender la tramitación del procedimiento y dar audiencia a las partes para que en el plazo común e improrrogable de diez días alegasen lo que a su derecho conviniera sobre la pertinencia de plantear cuestión prejudicial ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea".

Las preguntas planteadas al Tribunal de Justicia de la Unión Europea son las siguientes:

"a) ¿Debe considerarse que existe una transmisión a efectos de la Directiva 2001/23/CE cuando el titular de una concesión de una Escuela de Música de un Ayuntamiento, que recibe todos los medios materiales de ese Ayuntamiento (locales, instrumentos, aulas, mobiliario), tiene contratado a su propio personal y presta sus servicios por cursos escolares, abandona la actividad el 1 de abril de 2013, dos meses antes de la finalización del curso escolar, reintegrando todos los medios materiales al Ayuntamiento, que no reanuda la actividad para finalizar el curso escolar 2012-13, pero procede a una nueva adjudicación a un nuevo contratista, que reanuda la actividad en septiembre de 2013, al inicio del nuevo curso escolar 2013-14, transmitiendo para ello al nuevo contratista los medios materiales necesarios de que antes disponía el anterior contratista Ayuntamiento (locales, instrumentos, aulas, mobiliario)?

b) En caso de respuesta afirmativa a la anterior cuestión, ¿en las condiciones descritas, en las que el incumplimiento de sus obligaciones por parte de la empresa principal (Ayuntamiento) obliga al primer contratista a cesar su actividad y al despido de toda su plantilla y acto seguido esa empresa principal transmite los medios materiales a un segundo contratista, que continúa con la misma actividad, debe interpretarse a efectos del artículo 4.1 de la Directiva 2001/23/CE que el despido de los trabajadores del primer contratista se ha producido por 'razones económicas, técnicas o de organización que impliquen cambios en el plano del empleo' o bien la causa del mismo ha sido 'el traspaso de una empresa, de un centro de actividad o de una parte de éstos', prohibida por dicho artículo?.

c)Si la respuesta a la anterior cuestión fuese que la causa del despido ha sido el traspaso y, por tanto, contraria a la Directiva 2001/23/CE, ¿debe interpretarse el artículo 47 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea en el sentido de que impide que la legislación nacional prohíba a un juez o tribunal resolver sobre el fondo de las alegaciones de un trabajador que impugna su despido en un proceso individual, producido en el marco de un despido colectivo, para defender los derechos que resulten de la aplicación de las Directivas 2001/23/CE del Consejo, de 12 de marzo de 2001, sobre la aproximación de las legislaciones de los Estados miembros relativas al mantenimiento de los derechos de los trabajadores en caso de traspasos de empresas, de centros de actividad o de partes de empresas o de centros de actividad y 98/59/CE del Consejo de 20 de julio de 1998 relativa a la aproximación de las legislaciones de los Estados miembros que se refieren a los despidos colectivos, por el hecho de que se haya producido una anterior sentencia firme sobre el despido colectivo en un proceso en el que el trabajador no ha podido ser parte, aunque sí lo hayan sido o podido ser los sindicatos con implantación en la empresa y/o los representantes legales colectivos de los trabajadores? Notifíquese esta resolución a las partes a las que se comunica que contra la misma no cabe recurso alguno (artículo 161 de la Ley 36/2011, reguladora de la Jurisdicción Social)".


Contenido relacionado:


Noticias relacionadas:

No hay comentarios