Concentración de vecinos de la Rondilla en defensa del San Juan de la Cruz. Foto: Gaspar Francés
Concentración de vecinos de la Rondilla en defensa del San Juan de la Cruz. Foto: Gaspar Francés

La Junta de Gobierno celebrada hoy ha concedido finalmente y, a regañadientes, a la Tesorería General de la Seguridad Social, la licencia para que el secretario general de la Seguridad, Tomás Burgos, haga gala de la “chulería habitual de algunos miembros del PP” y pueda proceder al derribo del emblemático colegio del San Juan de la Cruz para levantar una nueva sede de la Seguridad Social que el barrio de La Rondilla rechaza de plano.

En estos términos se ha pronunciado hoy el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, al valorar el plantón que el diputado por Valladolid y de nuevo cabeza de lista por el PP al Congreso, Tomás Burgos, dio ayer al teniente de alcalde de “su ciudad”, Manuel Saravia, cuando acudió a Madrid acompañado por representantes vecinales del barrio para plantearle alternativas viables al derribo en el que parece estar empeñado.

“Más que el de la ministra (Fátima Báñez) me disgusta el gesto de Tomás Burgos. Estuvo por la mañana paseando por el Paseo de Zorrilla y eso lo sabe toda la ciudad. Que no reciba al teniente de alcalde de su ciudad para decirle que no es un gesto que habla muy mal de él y que sirve para poner en contraste que no todos somos iguales. Nosotros recibimos a todo el mundo. No nos negaríamos jamás a recibir a un representante de otra institución. No es un comportamiento aceptable. Es la chulería habitual de algunos miembros del PP. Así se comportan. Es un contraste con la capacidad de diálogo y buenas maneras de Manuel Saravia”, ha valorado el alcalde antes de confirmar que la reunión del teniente de alcalde y los vecinos con la ministra y el secretario de Estado “estaba solicitada por escrito y llamó por la mañana el día antes y ese mismo día”.

Al margen de la Junta de Gobierno, aunque se ha debatido en su seno, la concejalía de Urbanismo intenta gastar un último cartucho en defensa del colegio abandonado que el barrio reclama como espacio dotacional: Se ha iniciado un expediente de catalogación del inmueble.

La aprobación inicial de ese expediente de catalogación, que podría aprobarse inicialmente por el pleno en 15 días, implicaría que la licencia de derribo concedida hoy quedaría en suspenso, según ha explicado el alcalde, recordando que este tema habrá que “analizarlo con prudencia”.

Puente, que ha vuelto a brindar su apoyo a los vecinos del barrio de la Rondilla, aunque no para encadenarse con el objetivo de impedir la demolición, ha insistido en que el derribo del colegio San Juan de la Cruz “es un error que pagará políticamente quien lo cometa”. “La Seguridad Social está en su derecho de cometer todos los errores que quiera con este inmueble”, ha zanjado.

Noticias relacionadas:

No hay comentarios