Tu cuerpo es mi cuerpo

“Tu cuerpo es mi cuerpo, un sólo cuerpo ambos, el cuerpo del amor, conjunciones, disyunciones, copulaciones, cuerpos entrelazados, palabras de amor; yo no soy...

Generación perdida

Hemos sido afortunados. Nacer a este lado del mundo es lo que tiene... No somos refugiados de Siria ni nos han obligado a trabajar en...

Fidelis infeliz

Al ser humano le han contado un cuento, un cuentito chino que se ha aprendido de "pe a pa". Es más, lo ha aprehendido,...

Abuelita que estás en los cielos

La muerte. Esa señora tan incómoda que cuando viene a visitarnos lo pone todo patas arriba. Los niños y la muerte. No hace demasiados años, se...

Me gustas mucho

Cuando éramos pequeñas los cumpleaños se celebraban en el salón de casa aderezados con “sangüis” de jamón de York y Fanta de naranja. Recuerdo...

En otra vida fui griega

Barajé Hydra como destino. Refugio de mi adorado Leonard Cohen. Avatares del capricho que fui a poner los pies en Mykonos, bautizada como “la...

Nos robaron el pan y la sal

“No hay historia muda, por mucho que la quemen, por mucho que la rompan, por mucho que la mientan, la historia humana se niega...

Si Cervantes levantase la cabeza

Ayer mi adorable sobrina Lucía me envío el siguiente whatsapp: “mmbnn!!!” No, no se trata de que hable valyrio ni de que esté aprendiendo ruso. Era...

Mamá mercromina

Mi madre.

 Mi madre no canturreaba. Era una madre castellana, llana, llana.
 Mi madre sin embargo, te sostenía con su sola presencia, todo un baluarte en...

Érase una vez... la guerra

El pasado 1 de junio, al regresar de una actividad tan edificante como un partido de baloncesto, mi hijo demandó acercarse a la “exposición”...

Comunidad últimoCero

¿Olvidaste tu contraseña?

– Hazte cómplice